Una habitación llena de espejos

"Empezar de cero", la biografía de Jimi Hendrix


Alguna vez leí que cuando Jimi Hendrix dejó de llevar su guitarra a todos lados comenzaron sus problemas. Quienes lo conocían afirman que no sabía qué hacer con sus manos. Fumaba compulsivamente y, al parecer, autosaboteó su vida en tiempo récord. Ésta y otras anécdotas del guitarrista las conocemos por terceros, pero desde cuatro años es posible conocer la vida de Hendrix a través de su propia voz con el libro “Empezar de cero”.

Desde que múltiples biografías de músicos se han convertido en lecturas casi obligadas, la de Jimi no podía tardar demasiado. A quien le guste el rock es casi seguro que se pire por Hendrix, quiero decir, que todos sabemos cómo es eso. El asunto es que en su cortísima carrera de apenas cuatro a cinco años nunca tuvo oportunidad de escribir su biografía. Pero, por fortuna para todos nosotros, dejó una infinidad de documentos a su paso. No estoy hablando aquí únicamente de entrevistas en audio y video, sino apuntes en cajetillas de cigarros, servilletas, papeles y cualquier objeto que tuviera a la mano.

Con todo eso, el director de cine Peter Neal y el escritor Michael Fairchild compilaron una biografía, un extraño documento creado por el guitarrista, pero de forma colateral. El trabajo de los dos consistió en elegir los documentos que mejor retrataran la vida del músico para crear no sólo el libro sino también una película. Además, le pusieron orden y encontraron los paralelismos entre las letras de Hendrix y los momentos de su vida en que había creado cada una de las canciones más importantes de su discografía.

A diferencia de otras biografías, en ésta nos internamos en lo más profundo de los pensamientos del protagonista, no hay ese control que ejercieron los músicos para nunca mostrar lo peor de cada uno. Por otro lado, nuestro guitarrista no parece tener mala leche jamás, aunque tal vez una poca hacia el bajista original de The Experience: Noel Redding; de ahí en fuera, Hendrix entrega amor cósmico a todo mundo.

El libro es más que atractivo, comienza con un lenguaje muy elemental, como si el niño Jimi nos platicara su vida, conforme va creciendo, las oraciones se van volviendo más complejas. Nos enteramos de su vida en la adolescencia, de cómo sobrevivió al ejército y porqué el tamaño de sus aspiraciones, la forma en que quería enorgullecer a su padre.

Después del ejército, en 1962, comienza de verdad la carrera guitarrística de Jimi. Leemos cómo fue aprendiendo poco a poco a tocar, la importancia de los discos que escuchó y de las horas imitando a sus grandes héroes bluseros: Elmore Jones, Howlin’ Wolf, Muddy Waters, Robert Johnson, Albert King, Albert Collins y otros más.

La vida de músico lo empujó a tocar con otros como guitarrista de fondo. Algo que, aunque le dio experiencia y tablas, lo hacía sentirse limitado. A pesar de todo, Hendrix tocó con Sam Cooke, Solomon Burke, Jackie Wilson, Hank Ballard, B.B. King, Little Richards, Curtis Knight, King Curtis y John Hammond Jr.

Por un momento, conocemos los malos tratos que recibió en Estados Unidos, el hambre, el desarraigo y la impotencia de un joven sensible que sólo sabía comunicarse a través de su guitarra. Vamos, hasta nos enteramos de que Little Richards nunca le pagó un sueldo.

Eso nos explica la migración a Inglaterra y cómo, de ser casi un desconocido, alcanzó la fama en tan corto tiempo.

También aparecen opiniones sobre los primeros discos que grabó y, sobre todo, lo que significa la música para él. Esto nos permite entender que, probablemente, Hendrix no estaba preparado para triunfar y lo único que necesitaba era seguir tocando toda la vida. Por otro lado, gracias a ese éxito, la guitarra y la música contemporánea cambiaron para siempre. Hendrix destruyó fronteras musicales y logró lo que otros bluseros no consiguieron: que su estilo trascendiera más allá del género que tocaba.
Lo mejor del libro es que funciona como vaso comunicante con otros recursos, por ejemplo, leemos la manera en que fue vetado de la BBC y eso se puede complementar con una rápida visita a la red, en donde encontraremos el video y el momento justo en que Hendrix cerró para siempre la puerta con la televisión inglesa.

El libro nos conduce a través del Hendrix que comienza a perderse entre la fama, el alcohol y el agotamiento físico y mental. Leemos, así, tal cual, la forma en que su discurso parece inconexo, contradictorio y repetitivo. Somos testigos de la rápida caída del meteoro Hendrix.

Por cierto, el filme sigue en producción, Peter Neal ha sufrido bastante para concretar el documental. En la página oficial del proyecto, se anuncia que pronto aparecerá. Por mientras, tenemos el libro, que es invaluable, y múltiples videos disponibles en YouTube. Además de todos sus discos. Nada que nos impida disfrutar de uno de los mejores guitarristas que nos ha dado la historia del rock.

Comentarios

Entradas populares