¿Urge separar el IMSS del Infonavit?

Por: Francisco Borjón

Al dar de alta a un trabajador en el IMSS, automáticamente se le tiene que dar de alta en el Infonavit y esto, por varias razones, se ha convertido en un fuerte problema, no sólo para las micro y pequeñas empresas, sino para las empresas en general y cualquier tipo de empleador.

Ya de origen es muy cuestionable que se haya fusionado el cobro de ambas instituciones, porque la prioridad son los servicios de salud y de retiro de los trabajadores y, otra cosa muy distinta, la vivienda.

Si el IMSS ha ido perdiendo calidad para caer en un servicio muy deficiente, el Infonavit es un caso grave de corrupción, pero ahora se ha vuelto costoso para el patrón y para el trabajador, de tal forma que es mucho más barato y ventajoso obtener un crédito bancario que recurrir al Infonavit.

El IMSS se deshizo de los fondos de pensiones y los convirtió en afores, poniéndolos en manos de los bancos, lo que fue algo muy desventajoso para los trabajadores del régimen general, quienes parecen condenados a recibir pensiones de miseria dentro de este nuevo esquema, pero el Infonavit, que es un serio problema, lo sigue manteniendo cuando ya no se justifica.

Se obliga al trabajador a pagar un fondo de ahorro para la adquisición de vivienda, lo mismo que al empresario, pero a un costo por encima del mercado y con una institución corrupta, donde los únicos que salen ganando son los desarrolladores de vivienda económica, al ofrecer predios que son una ofensa a la dignidad: casas de 60 a 65 metros cuadrados de construcción, sin acabados de ningún tipo y terrenos diminutos, además de diseños de urbanización pésimos.

El maridaje corrupto entre los desarrolladores de vivienda y los funcionarios del Infonavit es una viejísima historia sin fin, pero ahora las políticas crediticias están golpeando la economía de los trabajadores.

Tan solo por concepto de “ajuste anual” por inflación, el crédito del trabajador aumenta al menos un 4% anual. Si este porcentaje se proyecta a 30 años el incremento se vuelve de un 120% sobre el crédito, más los intereses, más todo el costo del Infonavit en sí mismo, que es cubierto por el patrón y los trabajadores.

Al oriente de Torreón se pueden observar muchos fraccionamientos de interés social, donde existe una gran cantidad de casas abandonadas y bandalizadas, o bien invadidas por organizaciones corruptas, como Antorcha Ciudadana, aprovechando que los trabajadores perdieron su trabajo y dejaron de pagar la vivienda, pero esas viviendas ya fueron pagas por el Infonavit a las empresas constructoras privadas, de tal forma que se genera un problema financiero que va a repercutir en quienes financian al Instituto.

Tener juntos el cobro del IMSS y del Infonavit parece una política gubernamental obsoleta e injusta para la economía de los trabajadores y empresarios, pero el gobierno federal se empeña en mantener este esquema. La razón principal: corrupción.

Comentarios

Entradas populares