La crisis del nepotismo en la UAdeC Unidad Torreón


Érase una familia feliz, hasta que alguien descubrió que se trataba de un adulterio con muchos hijos glotones y muy mal educados.


En un principio la familia sólo la componían tres hermanos tenebrosos: Manuel, Eliseo y Cecilio Medina Elizondo, quienes están apoderados de la Facultad de Contabilidad y Administración de la Unidad Torreón, considerada la más grande escuela de todas las que integran la UA de C a nivel estatal; por sí sola es más grande que varias universidades privadas completas.

Manuel, el más viejo y oscuro de los tres hermanos ha hecho cuanto ha querido en esta facultad por casi 20 años, incluido el desempeño de la Coordinación de la Unidad. Maneja la enorme planta de maestros como le viene en gana y ha contagiado sus malas prácticas a otras escuelas y facultades. Su nepotismo es anecdótico.

"Excm Sr. Dr." Manuel Medina Elizondo 


Eliseo, su hermano, tiene desde hace décadas plaza de tiempo completo en la UA de C, pero ha ocupado cargos públicos en la administración del municipio de Lerdo, Durango. ¿Cobraba en ambas instituciones tiempo completo? Por supuesto que sí.

Cecilio, el tercer hermanito, aunque los tres ya son viejos, cobra como maestro de tiempo completo de la escuela de Odontología, pero acaba de tomar posesión como Director de Salud Municipal  de Lerdo, Durango. ¿Va a cobrar ambos sueldos o va a argumentar que su tiempo completo de maestro lo desempeñará por las noches, desde la puesta del sol hasta el amanecer? Habrá que verlo.

Pero están los herederos y hay que ponerlos también en la nómina. Lorena Argentina Medina Bocanegra, es nada menos que la actual Coordinadora de la Unidad Torreón y, para hacer una bonita pareja, le han colocado como secretaria particular a Rosalía Hernández Vélez quien, por supuesto, es hermana de Salvador Hernández Vélez, Secretario General de la Universidad.

Y es que esto de la nómina universitaria es una hermosura: terminas tu trabajo a las tres de la tarde, de lunes a viernes, las vacaciones son larguísimas, las prestaciones buenas y el trabajo ligero, pero si eres director puedes hacer tu trabajo muy temprano, al medio día, a la hora de la comida o a ninguna hora; tal vez por eso Martín Hernández Vélez, hermano también del fraternal Secretario General de la UA de C, es director del IDEA.

Muchas familias felices. José de Jesús Centeno Herrera fue director por dos periodos de la Facultad de Derecho de la Unidad Torreón, la segunda facultad en tamaño, pero terminado su cargo pasó a ser apoderado legal de la UA de C. Su hijo, Carlos Centeno Aranda, quien trabajó dentro del medio judicial y estaba relacionado con negocios de antros, es el actual director de la facultad, pero como todos caben en la nómina sabiéndolos acomodar, Marimar Centeno Aranda es Directora de Asuntos Académicos de la Unidad Torreón.

En San Pedro de las Colonias también hay felicidad con la familia Mendoza Rodríguez, que por muchos años ha controlado tanto la preparatoria de Agua Nueva, como el Centro de Estudios Superiores. Todo comenzó con Jesús Mendoza Rodríguez, quien fue Secretario General de la Unidad Torreón, así que sus hermanos Juana María y Francisco han pasado a controlar las escuelas mencionadas, mientras que Jesús Mendoza Rodríguez, quien es conocido como “Chuyote”, fue nada menos que Oficial Mayor por seis años durante el periodo rectoral de Mario Alberto Ochoa Rivera, hoy empresario hotelero en el bonito municipio de Arteaga, ahí pegadito a Saltillo y donde dicen que se siente mucho frío.

Éstos son los miembros de las familias visibles, porque hay toda una parentela trabajando en puestos menores, todos aferrados a la máxima del célebre “Tlacuache” Pimentel: “Vivir fuera de la nómina es vivir en el error”.

En Ciencias de la Comunidad, como era de esperarse, son muy solidarios. Carlos Carrillo Lucero fue director, luego le siguió su hermano Rubén y a éste Marcelino, el otro hermano. Otro bonito trío de hermanitos.

La actual directora, Alma Ruth Silas Vaquera, es controlada por la familia Carrillo Lucero, ya que fue Directora Administrativa en el periodo de Marcelino. Como dice Donald Trump del muro que quiere construir: esto es algo hermoso, maravilloso, sensacional, por arriba y por abajo, sobre todo por abajo.

Y todos parecían felices, cuando en la preparatoria Venustiano Carranza, PVC, que es el equivalente del Ateneo Fuente de Saltillo, aunque con un edificio feo y un pasado menos lustroso, la Comisión de Honor y Justicia de la UA de C se decidió a interrumpir esta historia de las familias felices.

LORENA MEDINA
Coordinadora de la Unidad Torreón
Juan Antonio Navarro Del Río, quien hoy es Director de Mejoras Materiales de Torreón y ha tenido otros cargos públicos, fue director de la PVC; pero su hermano Alfonso, de los mismos apellidos, lo fue también, desgraciadamente no hay cargo público que no se termine y entonces, para sucederlo, designó a María Elena Navarro en el pasado mes de agosto, pero no contaban con que ahora los muchachos son más inquietos, armándose el mitote debido a que el Consejo Directivo no estaba legalmente integrado y no podía funcionar como Colegio Electoral.

El asunto es que la Comisión de Honor y Justicia de la universidad determinó que ya era mucha felicidad para estos tiempos de tanta pena y les anuló la elección.

Hace tiempo que este frondoso árbol del nepotismo necesita de una poda a fondo o de un enfriamiento bajo cero en plena primavera, para que termine secándose.

Este nepotismo tiene muchas consecuencias: corrupción, tráfico de influencias, manoseo político de las facultades y escuelas, bajo nivel académico y, sobre todo, un problema de planeación grave: la FECA y la Facultad de Derecho hace muchos años que deberían haber reducido su matrícula, que es enorme para las necesidades de la demanda en la región.

Se requiere destinar una buena parte de los recursos que consumen a reforzar otras carreras que son nuevas y con alta demanda, de acuerdo a las características de la economía de la región, del estado y del país, pero las familias felices quieren nóminas grandes, enormes, pues en ellas puede florecer el nepotismo.

Es de esperarse que lo que sucede ahora en la PVC sea el inicio de un cambio a fondo que pare esta situación.

La universidad ha recorrido mucho camino para modernizarse y sanearse académica y administrativamente. Los problemas más serios se han dado históricamente en la Unidad Torreón, desde la crisis violenta de los años ochenta, donde la unidad tuvo su periodo más negro.

A partir de ahí ha habido muchos cambios, pero esta mala hierba del nepotismo ha estado creciendo con especial alegría en los últimos años, a partir de malos ejemplos que no fueron corregidos a tiempo y que han sido imitado por otros.

El haber anulado la elección en la PVC parece un buen comienzo para poner un alto a tanta familia feliz.

Comentarios

Entradas populares