¿A la sombra de Monterrey?: la dependencia económica del noreste mexicano

Para muchos, la mayoría de los economistas y empresarios, el noreste mexicano vive a la sombra de Nuevo León, y Nuevo León en términos prácticos quiere decir Monterrey. La denominación de “coloso del norte” se ha vuelto un lugar común dentro del argot periodístico, pero ¿realmente es tan importante Monterrey y es tan grande su presencia en la economía del noreste mexicano y del país?


Parte del desarrollo de un país es la exactitud y puntualidad de su información económica, lo que explica que en México tengamos cifras sobre la macroeconomía en general, y sobre las 32 entidades federativas, pero éstas no siempre son tan exactas como se deseara. Habrá que reconocer que hemos avanzado bastante, pero la economía no es estática: siempre está en una dinámica permanente donde las estadísticas están variando, tanto a la alza como a la baja, contradiciendo y poniendo en desuso las viejas teorías de mediados del siglo pasado que todavía promulgaban el crecimiento ilimitado.

Ningún estado del país crece económicamente a tasas similares; los hay, desgraciadamente muy pocos, que tienen índices altos, pero el resto está en la mediocridad o con tasas bajísimas. El promedio nacional fluctúa cerca del 2% de crecimiento anual. Es verdad que la economía mundial pasa desde 2009 por una situación muy mala, pero México está en esos niveles desde hace casi 20 años; ése es el problema más grande del país.

De acuerdo a las estadísticas oficiales disponibles, Nuevo León es la tercera economía del país, después del Distrito Federal y del Estado de México, esto con base en una medición en miles de pesos mexicanos y tomando como referencia el 2012, lo que significa que tenemos una variación de tres años, donde los índices de crecimiento de los estados han sido muy diferentes. Por ejemplo Nuevo León creció tan solo 1.45% en 2013, pero en 2014 mejoró bastante al crecer un 3.86%, esto de acuerdo a la última información emitida por el INEGI.

En términos duros, “el coloso del norte” representaba el 7.5% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, mientras que el Distrito Federal tenía 17.7% y el estado de México el 9.2%. En comparación, los demás estados del noreste tenían los siguientes porcentajes: Coahuila 3.0%, Chihuahua 3.1% y Tamaulipas 3.2%, lo que significa que juntos sumaban el 9.3% del PIB nacional. Visto así, Nuevo León sí es la economía más importante del norte mexicano, pero no tanto como se maneja en los medios empresariales, con la consideración de que en los últimos dos años todo el noreste ha estado creciendo a un porcentaje promedio del 3.7% anual, porque 2013 fue malo para todos, con tasas de crecimiento muy bajas.

De acuerdo al último censo oficial de población del INEGI  (2010), Nuevo León tenía una población de 4 millones 653 mil 458 habitantes, en tanto que Coahuila tenía 2 millones 748 mil 391 pobladores, Chihuahua 3 millones 406 mil 465 y Tamaulipas 3 millones 268 mil 554. Si se compara el índice de población con el PIB que tiene cada uno de los estados, Nuevo León resulta el más productivo, de hecho es el estado más productivo del país, pero en el norte le siguen en productividad Coahuila, Chihuahua y Tamaulipas. Los estados del noroeste: Baja California, Sonora y Sinaloa tienen niveles sensiblemente más bajos. Si se considera a Durango, éste se encuentra en el último lugar en el Norte.
Una características de la economía de Nuevo León es su alto índice de industrialización, donde concentra el grueso de su riqueza, seguido por el sector de servicios. en el sector primario (minería, agricultura y ganadería) tiene un nivel muy bajo, superado, en mucho por todos los estados norteños.


LA INVERSIÓN REGIONAL Y LOS CORPORATIVOS

¿De dónde surge entonces la idea de que Monterrey ejerce una gran influencia económica en toda la región? Aunque Nuevo León tiene el 7.5% del PIB total del país, un sector importante de sus empresas tiene una gran capacidad de emprendimiento y expansión, lo que les lleva a realizar inversiones en otros estados del país, principalmente en los vecinos, pero conserva sus corporativos en Monterrey, de tal forma que al momento de la medición de su riqueza se suma lo que está fuera del estado.

Hay muchos ejemplos, Soriana es uno de ellos. La que se ha convertido en la cadena de supermercados más importante del país propiedad de mexicanos, nació en La Laguna, pero posteriormente trasladó su corporativo a la ciudad de Monterrey, donde concentra todas sus operaciones a nivel nacional, lo que es lamentable porque ese corporativo podría estar en La Laguna. Otro ejemplo es FEMSA, propietaria de OXXO, la más importante cadena de tiendas de conveniencia del país, con más de 3 mil establecimientos en casi todos los estados del país (el estimado no está actualizado porque tiene un crecimiento constante), pero su corporativo se encuentra en Monterrey. Muchas cadenas de restaurantes y cafeterías de franquicia que operan en el noreste y en otros estados del país, son propiedad de empresarios regiomontanos.

Esta influencia se extiende en el sector de los servicios a la educación privada, con organizaciones como el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, ITESM, que tiene más de 30 campus ubicados en las principales ciudades del país, además del Tec Milenio, que es parte de la misma cadena. Todo este sistema, que da servicios de educación a la clase media alta y alta principalmente, está controlado desde Monterrey, pero a un nivel impensado: los campus no tienen ni el control directo de las faltas de los alumnos a clases, por ejemplo; así de centralista el control de la más rica institución educativa privada del país.

De hecho, muchas de las empresas que tienen su matriz en los estados, establecen sucursales o son propietarias de empresas ubicadas en otras entidades, por ejemplo la empresa lechera LALA, en su proyecto de expansión, cada vez tiene más inversión fuera de Coahuila e inclusive del país. Como caso contrario, la metalúrgica Peñoles es propiedad del Grupo Bailleres, que tiene su matriz y corporativo en la ciudad de México. Otro ejemplo es Altos Hornos de México, AHMSA, que tiene su matriz en Monclova pero es propietaria de otras empresas y minas fuera del estado de Coahuila.

Lo significativo es la proporción en que los empresarios de Nuevo León tienen empresas en otros estados, y esta sí es más grande que la de sus vecinos, podríamos decir que es la segunda después del Distrito Federal que tiene una economía 2.3 veces más grande que Nuevo León. El añadido político es que los empresarios de Monterrey han tenido tradicionalmente una postura mucho más activa y protagónica que otros empresarios del norte del país, lo que les da una mayor influencia en la política nacional, específicamente en el cabildeo ante el gobierno federal, pero la idea de que Coahuila o cualquier otro estado del norte vive a la sombra de Monterrey es una apreciación excesiva. Si es el estado más rico, más industrializado y más productivo, también es el más influyente en la capital del país, pero las demás economías estatales caminan por su propia dinámica.

Comentarios

Entradas populares