Durango: un estado pobre


México es un país de enormes contrastes, frase que se ha repetido hasta el cansancio, pero raramente se detalla con cifras de qué forma se dan esos contrastes en los indicadores básicos de población, economía, crecimiento económico, modernización y pobreza. En este caso nos referiremos a tres indicadores básicos: aportación al PIB nacional, crecimiento económico porcentual anual, que da una idea de la dinámica de cada economía, índice de población y sus tendencias de crecimiento o decrecimiento. Analicemos el estado de Durango.

Lo primero que hay que establecer es que Durango es una de las economías más pequeñas del país; que cuenta con un censo de población que está también entre los más bajos a nivel nacional, lo que tiene ventajas y desventajas; que muestra un crecimiento económico pobre, especialmente en el sector industrial, lo que le hace depender de las actividades primarias (explotación forestal, agricultura, ganadería y minería, en menor proporción). Como consecuencia de lo anterior tiene uno  de los índices de pobreza más altos a nivel nacional.

Una economía estatal puede no ser tan grande poblacionalmente, pero tener una economía dinámica y moderna, además de índices de crecimiento altos. Estos índices no parecen muy significativos si se les compara con el Producto Interno Bruto de todo el país, pero sí se reflejan en niveles de bienestar altos para su población, que es finalmente lo importante.

Pongamos cifras. Durango tiene una población, de acuerdo al último censo del INEGI, de 1,632,934 habitantes, pero se ubica como la economía número 26 entre las 32 entidades federativas del país. Su crecimiento económico para el año 2013 fue del 1.95% y en el 2014 apenas del 1.37%, lo que significa que es una economía chica, con crecimientos bajos, pero es además una economía menos moderna. En los datos oficiales del INEGI para 2014, su sector primario decreció -1.4%; el sector industrial creció un modesto 1.8 5 y su sector de servicios 1.6%; sin embargo, el sector más fuerte de su economía sigue siendo el primario, que comprende las actividades forestal, agrícola, ganadera y de minería.

Como referencia comparativa podemos tomar el estado de Querétaro, que de acuerdo al último censo tiene una población de 1,827,937 personas, con una tasa de crecimiento del 2.6% anual. En tanto, Durango crece en su población a solo 1.2%. La economía de Querétaro es casi exactamente el doble que la de Durango, de hecho no está entre las diez más importantes del país, sin embargo ha iniciado un crecimiento acelerado; para el 2013 creció 3.42%, pero para 2014 alcanzó un sorprendente 7.82%; mientras que en el 2015 se pronostica que haya superado inclusive esa cifra, para quedar sólo por debajo de Aguascalientes (11.3%), otro estado chico del país, pero muy altamente industrializado.
El crecimiento industrial de Querétaro en el 2015 fue del 8.7%, colocándolo entre los dos primeros estados a nivel nacional. Su sector de servicios creció también de una manera agresiva, mientras que su sector terciario se encuentra en niveles de crecimiento moderados.

Es un estado que poblacionalmente no es importante, pero su economía es ya equivalente a un tercio de la de Nuevo León, que está considerada como la tercera a nivel nacional, sólo por debajo del DF y el Estado de México. Si continúa con ese nivel de crecimiento en una década estará entre las cinco economías más importantes del país. Una economía exitosa sin duda.


LOS “MOSNTRUOS”

Un asunto muy delicado para el desarrollo de la economía del país, resultado de malas políticas económicas y gubernamentales que se han implementado por décadas, es que el 50.4% del Producto Interno Bruto de todo México está concentrado en tan solo cinco entidades: el Distrito Federal (18%); el estado de México (9.4%); Nuevo León (7.9%); Jalisco (6.7%); Veracruz (4.5%) y Guanajuato (3.9%). Se mencionan cinco porque el Distrito Federal y el Estado de México pueden considerarse como una sola economía.

El problema es que el Distrito Federal y el Estado de México concentran casi el 20% de la población nacional y, aunque juntos tengan el 27.4% del total, en el 2014 el PIB del Distrito Federal creció tan solo 0.6%, mientras que el estado de México lo hizo un 1.2%. Industrialmente el Estado de México decreció -2.6% en su sector industrial. Esto es un problema serio para el país, porque estas dos economías que, como dijimos anteriormente, realmente opera como una sola, equivale poblacionalmente a 12 estados del tamaño de Durango.

Nuevo León tiene un censo poblacional de 4,653,458 habitantes y representa el 8% de la economía nacional, lo que le coloca como la entidad más productiva del país. Para el 2014 tuvo un crecimiento del 3.9%, casi el doble de la media nacional. Su sector industrial creció un muy atractivo 5.2%.
Veracruz se ve ahora como un caso problema. Tiene una población de 7,643,194 habitantes, lo que le sitúa como la tercera entidad en población, por lo que representar 4.5% de la economía del país es un índice muy bajo, más cuando su indicador de crecimiento para 2014 fue de un desastroso 0.2%, casi cero. Inexplicablemente su sector primario decreció -1.9% y su sector industrial -2.9%. Es una economía en problemas.

Guanajuato es un caso diferente. Tiene un censo de 5,486,372 habitantes y su economía representa, en números cerrados el 4% del total nacional, lo que mejora mucho los números de Veracruz. Desde hace tiempo su economía se ha venido comportando de una forma dinámica y diversificada. En el 2014, de acuerdo a las cifras oficiales del INEGI, creció un 6.6%, solo por debajo de Aguascalientes y de Querétaro. Es una de las economías más equilibradas del país, con un sector primario fuerte; un crecimiento industrial alto y un sector de servicios también fuerte.

Como se puede ver, ser grande no es sinónimo de éxito ni de una buena economía, tampoco el otro extremo, por ejemplo Zacatecas (0.8%), Baja California Sur (0.6%), Nayarit (0.6%), Colima (0.5%) y Tlaxcala (0.5%), suman, los cinco, apenas el 3% de la economía total del país. Menos que el estado de Guanajuato solo. Nuevo León, por sí solo, equivale por lo menos a los 9 estados más pobres del país, donde se incluye Durango.


Comentarios

Entradas populares