Renovarse o morir: el reto de los medios de comunicación en la era digital



Vivimos una infancia digital, nos quejamos de la desconexión que los gadgets de última generación traen a nuestras vidas y nos hemos convertido en activistas del teclado al apoyar todo tipo de causas desde la comodidad de nuestra casa. Byung Chul-Han habla del enjambre para definir a esta masa de individuos que son un “alguien” (en la masa el individuo es un nadie) que habla y se posiciona en alguna parte del espectro político y/o social. Añoramos tiempos pasados pero no dejamos de utilizar la red de datos que nos mantiene conectados e informados todo el tiempo.

En este contexto los medios de comunicación tradicionales se encuentran ante una lucha contra el reloj. Hay quien afirma que no pocos dueños de centenarios periódicos locales y nacionales han declarado en privado que ese medio en particular se encuentra al borde de la muerte y que lo más inteligente es sacar provecho del mismo hasta llegar al impostergable punto de parar su producción, y es que en el caso de los diarios el reto que presenta la velocidad con la que se comparte la información a través de las redes sociales es enorme, la constante es que los diarios publican noticias que al día siguiente ya son “nota vieja”.


REPENSAR LA FORMA Y EL FONDO

Por un lado, la inmediatez que los medios digitales, y sobre todo las redes sociales, han traído a nuestra cotidianidad nos ha restado la capacidad de análisis; todo es inmediato y todo lleva implícito un juicio, no hay una visión a largo plazo de las consecuencias de los hechos o de los actos de los que se da cuenta en el mundo digital, los analistas se convirtieron en autores especializados en medios especializados para un público especializado.

Los medios de comunicación deberán entonces enfocarse en el análisis y el debate, la noticia deberá dejar de ser la enunciación de un hecho para convertirse cada vez más en una opinión sobre éste; el fenómeno deberá estar acompañado de la percepción de quien lo describe.

Más “Crónica de Hindenburg” y menos “Noticiero”. Es hora de que el periodista se convierta en analista y el analista sea más periodista, que las opiniones se conozcan y sean criticables y puestas a debate. Es a través de esto que los medios de comunicación pueden encontrar, en su versión tradicional, un minuto más de oxígeno ante el apabullante crecimiento de las redes sociales digitales.
Quienes nos dedicamos profesionalmente al Social Media estamos familiarizados con una palabra: contenido. Se entiende por contenido tanto la síntesis como el análisis, los datos duros y los pronunciamientos. Se ha quedado fuera la noticia como contenido: la noticia es el pie que permite la producción y viralización de dichos contenidos. El éxito de las redes sociales es que han convertido al usuario en un emisor que comparte su punto de vista, interactúa, debate y ejerce influencia en su entorno, los medios de comunicación han tardado irresponsablemente en aprovechar a los mejores generadores de contenido que son su público.

Los principales periódicos de la entidad cuentan con redes sociales que tal vez lleguen a más de 100,000 seguidores pero que cuentan con un bajo índice de influencia; cada día batallan más para comercializar su inversión por una actitud cerrada y conservadora ante lo que ya se ha convertido en una bola de nieve que va directo a ellos: la interacción; prácticamente ningún diario a través de sus redes sociales interactúa con sus seguidores, están ignorándolos y no lo ven.

Los medios de comunicación vivieron una época de oro con la interacción, las llamadas al aire en radio y televisión así como las noticias verdaderamente locales sobre personajes públicos y no sólo de las fuentes políticas, permitieron a los medios generar calidez entre sus seguidores. Hoy los medios de comunicación, como la clase política, se han alejado de la sociedad y han dejado de ser cronistas para convertirse en anacrónicos.

Este alejamiento, tanto de políticos como de los medios de comunicación no es fortuito y se debe a la estrecha relación que unos tienen con otros a través de los convenios de publicidad.

La oportunidad que los medios de comunicación tienen ahora es la de modernizarse y aligerar su carga, hoy más que nunca el recurso humano es el más valioso recurso con el que cuentan los medios, el reportero y el periodista, el editor y los directores; pero sobre todo los dueños de los medios deberán tomar la decisión de comprometerse con la verdad, para generar polémica, para dar vida a las noticias, para generar debate, para compartir análisis. Todo esto genera interacción, la interacción genera interés, el interés es seguimiento y el seguimiento significa un público cautivo. Un público cautivo generará siempre ganancia a través de la venta de publicidad.

Comentarios

Entradas populares