¿Para quién toca la Camerata?



Un breve sondeo hecho entre personas al azar en distintas partes de Torreón (como universidades, mercados, plazas públicas, centros de entretenimiento, etc.) nos arrojó un resultado muy interesante:  la creencia para muchas personas de edades y ocupaciones varias es que la Camerata de Coahuila (cuando saben lo que es) es un espectáculo que se da para una clase especial de personas: “los que saben de música”, “los cultos”, “la gente de meñique levantado”, “la gente de clase media alta o alta”, “ para los que les gusta esa música, los conocedores”, para “los ricos”, “las élites”, “los políticos”, “el gober y sus amigos”, “los empresarios”.

Muchos son los argumentos que se esgrimen, mismos que sirven para expresar por qué no van a la Camerata: “es muy cara”, “me voy a aburrir”, “necesito conocer de esa música”, “van sólo los fresas”, “quiero ir pero no me puedo quedar tan tarde”, “no tengo ropa apropiada para ello”, “no dejan entrar a cualquiera”, “el boleto es muy caro, como 500 pesos mínimo”, “no me interesa”.

Mucha gente desconoce incluso la frecuencia y los lugares donde hay conciertos.

Las respuestas de las personas contrastan en mucho con la realidad. La percepción sobre este espectáculo está basada sin duda, en esa idea arraigada de la “modernidad”, en la cual “cultura” es sinónimo de “cultivado” de “intelectual”, refinamiento de los sentidos a través de las bellas artes, la idea del humanismo llevada al extremo de la petulancia “el hombre moderno es el superhombre” (que me perdone Nietzsche), aquel pletórico de conocimiento, cultura y la belleza. “Alta cultura” que es cara y sólo es para cierta clase noble, privilegiada, occidental, excluyente. El precepto de cultura, como parte de una clase social aventajada por sus recursos económicos. Cómo culparlos si la educación en México había privilegiado esa visión en sus aulas. Visión de que “cultura” es “lo refinado exclusivamente”.  Cuándo cultura son todos esos “actos humanos” (cómo dijera el maestro de ética) que dan sentido a la existencia del hombre y que construyen su relación con la naturaleza y el entorno, su interrelación entre sí mismos: su historia, sus costumbres, su comida, sus tradiciones, su música, y vaya que la música es algo que todos los pueblos humanos comparten en común, al igual que la sonrisa según dicen los antropólogos. La música es una de esas expresiones universales (disculpe usted el cliché).

La Camerata de Coahuila, lejos de ser excluyente ha ido construyendo su audiencia a lo largo de 20 años. Decía en entrevista Ramón Shade, su director, que “a lo largo de los años, hay un grupo de personas cautivas que asisten a la Camerata; esa gente se ha ido educando con nosotros y nosotros con ella.”

A palabras de su Gerente General, Jaime Ruiz Lobera, esta construcción está basada en el acercamiento a diversos públicos y no sólo a los que “antaño” se pensaba eran exclusivos de ella. Es romper con el estereotipo o la creencia popular de que la Camerata es sólo para los “doctos” o “la gente rica”. Es acercarla a los jóvenes, evitar el fenómeno Europeo de las Salas de Concierto dominado por una mayoría de adultos de la Tercera Edad, las audiencias llamadas “las cabecitas blancas” y por el otro lado el problema actual en Estados Unidos y otras latitudes de tener audiencias muy jóvenes y luchar con los dispositivos móviles, con aquello de “apaguen sus celulares por favor”.
Algunos problemas, sobre los que menciona Shade ya se trabaja para remediarlos, son, por ejemplo con la audiencia que vive lejos del centro y que no cuenta con automóvil o recursos para usar un taxi, ya que los conciertos terminan pasadas las 10 de la noche y no hay autobuses a esa hora.

El trabajo por una audiencia más amplia y a la vez más juvenil viene también del lado de los propios músicos. Ellos han construido un público extra muy importante, gracias a su trabajo de profesores de música en las diversas escuelas que para tal efecto se han abierto en la comarca lagunera. Es indudable que tener músicos calificados ha permitido ver la oferta educativa en música como una opción (además rentable) para los diversos centros de enseñanza de la comarca lagunera, siendo que hace algunos años no había ninguna opción (ahora: Orquesta Azteca, Centro de Estudios Musicales de Torreón, ULSA Laguna, entre otras). Esos alumnos van cotidianamente a los ensayos y a los conciertos de Camerata. Llevan a sus familias, a sus amigos.


NO SÓLO EN EL TEATRO

A lo largo del año, a palabras de su Gerente Administrativo, Francisco Rivera, (quién lleva 15 años trabajando ahí), “la Camerata ofrece entre 50 o 60 conciertos los cuales en su mayoría son didácticos, es decir, conciertos diseñados para públicos de todo tipo: infantiles, juveniles, universitarios, etc.,”. Parte de la apreciación musical es también enseñar a la audiencia las piezas principales del repertorio universal de música clásica.

“La Camerata tiene lista de espera para tocar en diversos escenarios universitarios (tanto de universidad pública como privada) y en escuelas públicas. Los conciertos didácticos también se dan en colonias con problemas sociales (colonias conflictivas como la Nuevo México), donde gratuitamente se asisten a centros comunitarios, iglesias, plazas públicas, centros recreativos, para llevar la música de Mozart, Schubert, etc., a lugares donde sólo llegaba la violencia y las drogas.” También se dan conciertos gratuitos en otros municipios o sitios del estado dónde no hay infraestructura cultural. “La Camerata de Coahuila debe tener una función social y acercarse a su población”, completa Francisco Rivera.

Los viernes toca la Camerata en el Teatro Nazas. Son 12 conciertos por temporada, 2 temporadas al año (primavera-verano y otoño-invierno). Estos conciertos son la parte del trabajo más conocida de la Camerata, ya que es la que difunden los medios de comunicación mediante entrevistas a los músicos que van a participar, los spots de radio de cada concierto, etc. La propia Camerata utiliza su página web y redes sociales para dar a conocer los detalles de los conciertos.

Quienes tienen especial interés por los llamados conciertos de inicio de temporada, los de cierre, los de aniversario y cuando viene la Opera, son los políticos (alcaldes y ex alcaldes, de todos los colores de la política, por mencionar algunos), las “figuras” públicas y algunos intelectuales. Puesto que los medios cubren la nota y estos conciertos son los del deslumbre, a los que todos quieren ir para salir en la foto, se llena la parte cercana al escenario de estos personajes que en otras fechas no asisten.  Los medios cubren unos minutos del concierto al inicio y desaparecen antes del intermedio, habiendo conseguido ya la nota.

En cuanto a la difusión radiofónica, los conciertos son transmitidos en Vivo simultáneamente por el sistema Universitario de Radio de la Universidad Autónoma de Coahuila, a través de las dos estaciones 89.5 F.M en Torreón y 104.1 FM en Saltillo, además de retransmitirse grabado, los domingos y los viernes que no toca Camerata. Los mismos músicos escuchan las repeticiones y las familias de algunos siguen los conciertos a través de internet por este mismo medio. Radio Torreón, la radiodifusora del municipio, retransmite la grabación del Teatro Nazas los lunes.


UNA CAMERATA CORTÉS

Un concierto en el Teatro Nazas dispone de 1438 asientos, de los cuales sólo se regalan 236 ocupaciones como cortesías entre medios de comunicación, universidades, público de los conciertos didácticos, personas que no pueden pagar su boleto y que tienen el deseo de hacerlo, entre otros. Comenta el Gerente General el Maestro Jaime Ruiz que no existe “la angustia de regalar para que se vea lleno”. La estrategia no es regalar boletos para rellenar, sino que esos boletos sean usados.  El dato duro nos marca que ha habido un aumento en el uso efectivo de los boletos de cortesía: el número de boletos ha sido constante, lo que ha cambiado es la cantidad de personas que vienen a usar esos asientos, los cuales pasaron de un 32% a un 69% en la última temporada.

El Maestro Jaime Ruiz, quien tiene pocos meses de haberse integrado a la Camerata (estudió en la Escuela Nacional de Música de la UNAM y se ha dedicado a la gestión de las artes, trabajando 6 años en Bellas Artes), comenta:   “Hay muchos públicos que tienen que descubrir su Camerata, y vamos a buscarlos para que se apropien de ella, como los universitarios; o hacemos un concierto educativo, o uno popular… es un trabajo a mediano plazo”. Según Ruiz, es “la mejor orquesta del norte del país”, y él mismo la situaría entre las 5 más importantes del país, “gracias a lo que ha sembrado la Camerata con el trabajo del Director el Maestro Ramón Shade y de los propios músicos a lo largo de los años”.
El precio de los boletos de Camerata va de los 100 pesos de la parte alta y media del teatro, a los 300 pesos en los asientos cercanos al escenario, esto en temporada regular. Se da descuento del 30% a estudiantes y maestros y personas de tercera edad con su identificación. Los abonos también son otra opción que la gente tiene, el descuento también aplica en los 200 abonos que se venden por año, los cuales van desde los asientos más baratos en la parte de arriba, hasta los asientos cercanos al escenario e incluye beneficios como el convivir con los músicos en el festejo de aniversario. Cuándo viene Opera, los precios se incrementan debido a los costos de producción.


TERCERA LLAMADA

Son las 8:27 pm. La gente termina de pasar por el acceso principal del Teatro Nazas y anda en los pasillos buscando su lugar. Pueden verse familias (con y sin bebés), niños y niñas, jóvenes adolescentes, jóvenes adultos, personas discapacitadas y de la tercera edad. La vestimenta oscila entre lo informal, lo casual y lo formal, pero a excepción de los músicos nadie anda de frac. Afuera de la puerta de la Matamoros, se dispersan ya los alumnos, amigos y admiradores que se habían juntado para saludar a los músicos antes del concierto.

Es tercera llamada, las luces se apagan y las personas toman su lugar. Entra el concertino y dirige la afinación. Entra el Maestro Ramón Shade y…


Comentarios

  1. Los felicito. Por la información amplia y clara, por su constancia y dedicación, por el amor, pacion y entrega de difundir la musica en la comarca lagunera, de hacer valer en otros estados. Los felicito por su humildad.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares