La herencia empolvada: los hálitos revolucionarios en Torreón



En la avenida Abasolo y calle González Ortega, a unas cuantas cuadras de la Alameda Zaragoza, se encuentra el local “Garza y Garza”, donde desde hace poco más de 25 años se venden gorditas y burritos típicos en la Comarca Lagunera.
El lugar lo compone un cuarto estrecho que distribuye espacio entre cocina y comedor, asientos de piel rojos y cuatro mesas pequeñas forradas con fotos de la Revolución Mexicana  y desplegados de periódicos que en un tiempo hablaron en sus largas planas de personajes como Francisco Villa. Las paredes están cubiertas casi en su totalidad de fotos históricas de la región. Resaltan aunque los colores sean sepia o blanco y negro. Es el negocio de Fernando 

¿Por qué Francisco Villa?
Los de Coahuila me preguntan que por qué Pancho Villa y no Carranza si este último es de Coahuila. Los de Torreón quieren mucho a Pancho Villa. Porque vinimos creciendo con que Pancho Villa tomó tres veces Torreón; a la gente le ayudó, le dio muchas garantías. Y Carranza nunca pudo tomar torreón. Así que Carranza fue tomado desde antaño como un personaje nada más.

Hay otra cosa también muy interesante: la mercadotecnia de Pancho Villa. Si salen diez libros de Pancho Villa, sale uno de Carranza. Villa desde chico se hizo famoso gracias a la prensa que él traía. Le sacaban notas y salían telegramas a nivel mundial contando las hazañas que había hecho.

¿Por qué cerró el museo?
Rentamos una casa chica, acorde a la época y creamos el museo. Llegó una nueva administración, nos cambian a una casa más grande porque ellos lo pidieron y la pagarían. Sin embargo, no pagaron y los pagos se atrasaron, aunque haya sido un acuerdo lo que se hizo. Al último terminaron debiendo tanto dinero que tuvimos que cerrar. Y hasta la fecha. 

¿Por qué las autoridades actuales no restablecen el museo si se comenta que la Revolución es una fecha importante y hay que presumirla?

Yo creo que están tan ocupados en hacer política, en las campañas, que se olvidan de lo que es la historia y su pasado. Hemos visto que se gastan miles de pesos en campañas y promociones y para gestión cultural e histórica; pero pides apoyos y te los niegan.

Desde que Fernando era un niño, su abuelo le platicaba sobre la Revolución. Con el tiempo fue adquiriendo billetes y objetos que la familia y otra gente le regalaban. Actualmente, desde que cerró el museo, los cientos de objetos alusivos a la época, se encuentran amontonados en una bodega. Sillas de madera, camas antiguas, carrozas, cuadros, cofres, maletas, se encuentran una sobre otra en el gran almacén.

La piezas que colecciona son prestadas a personas que necesitan artefactos alusivos a la fecha y de vez en cuando se usan en alguna muestra en preparatorias y universidades o exposiciones y eventos culturales.

Fernando, sentado en una valija vieja, expone su opinión sobre la situación de las antigüedades guardadas y de cómo se vive la Revolución Mexicana en estos días.

Por parte de las autoridades hay mucha ignorancia. No ha habido un interés de ellas para restablecer el museo con todos los artefactos que hay aquí. Tener un museo implica muchos gastos, seguridad, agua, luz. Aunque también por parte de la gente, porque no nada más se trata de hacer un museo muerto, éste tiene que trabajar para que siga vivo, pero tampoco la gente asiste a estos lugares.

¿Ha dejado de tener la Revolución cierto interés en la población?
Sí, creo que se ha dejado de ser una fecha que no se celebra como antes. Hay una cosa muy importante que resaltar. Tenemos tanta historia que nos hemos llenado de celebraciones y por esto también han quitado muchas festividades del calendario para dejar otras. Las celebraciones ya no se toman como antes. Antes, el día de muertos nadie trabajaba,  y en este año todo mundo trabajó. Yo creo que si sigue así, en algunos años podría perderse.

¿Y la Revolución?
También. En Gómez se va a celebrar el 16, parece ser que en Torreón el 17 y en Lerdo el 20. Ya se desequilibra lo que es la festividad. Y algo que tenemos que presumir los ciudadanos aquí en Torreón es la revolución, porque no tuvimos guerra de reforma ni independencia, pero tuvimos mucha historia de la revolución. Y ahora no se hacen tantos festejos porque el gobierno prefiere invertir en otra cosa. No se le muestra mucho interés.

¿Además del gobierno, a qué se le puede atribuir la falta de interés a esta fecha?
Tiene que ver mucho la gente y el gobierno. El gobierno porque no le da apoyo ni participación y aquí en Torreón no hay un departamento que se encargue de la historia. Hay mucho que investigar de historia y no hay quién se encargue de eso. Los tres, cuatro historiadores que hay en Torreón, andan en camión o haciendo otro tipo de actividades, o  sea que no les da para vivir. Entonces, no hay apoyo para los historiadores y en consecuencia no hay quién divulgue la historia y por eso se va perdiendo.

¿Hay una solución al respecto?
Yo creo que sí, que aquí debe de haber alguien que se encargue de la historia para que la promueva. Yo me topo a personas de turismo de aquí y quieren promover Torreón pero ¿qué les enseñan de turismo si están desapareciendo las casas históricas y los museos están apagados?

Hace días dijeron que estaban con la idea del teleférico y una inversión de tantos millones de peso. Yo pienso que antes hay que invertirle a la atracción turística, a la infraestructura de lo que ya hay. Es como si yo primero me comprara un carro y luego me enseñara a manejar. 

¿Hablar de Revolución es hablar de Torreón?
Debería de ser así. Fuera de la ciudad hablan de Torreón pero hablan mal, ¿cómo piensan traer gente? Primero deberían rescatar el centro histórico, casas antiguas y que les den a poyo a los grupos culturales porque hay muchos que son muy buenos, pero que están sin apoyo y batallan en hacer sus eventos.

¿Tiene que ver la educación con la importancia que se le da a las fechas revolucionarias?
Sí, sí tiene que ver. Porque cuando nosotros éramos niños en la escuela hacían actos cívicos, y eventos de la revolución, festejábamos. También nuestros papás nos llevaban a los desfiles y ahora ya los padres trabajan y no los pueden llevar. Entonces esa semillita que se sembraba en el niño ya no está. 

Fernando Garza Rodríguez guiando una visita escolar a la bodega donde tiene
el acervo histórico que conformaba el museo "General Francisco Villa".
Además de que en las escuelas la historia es muy aburrida. Los libros de texto de primaria dejan mucha historia fuera y más la local.  Aquí en Torreón ya se desconoce los nombres de las calles. Antes nos enseñaban quién era quién, pero ahora no. Fíjate, aquí en Torreón hay sólo dos colonias, llamadas Pancho Villa y Francisco Villa, pero no hay calle, no hay monumento.

¿Se tiene que trabajar en conjunto con el gobierno para hacer las cosas?
Sí, tenemos qué. Mira, Torreón no ha sobresalido a nivel turístico ni cultural porque Saltillo no lo ha permitido. Los mejores eventos van para allá, y por tanto los mejores presupuestos. Yo no estoy en contra de la capital, pero he vivido muy de cerca y sé que Saltillo no nos deja crecer. A eso le atribuyo el rezago cultural. En cuanto a la revolución, allá hay más museos, más eventos.

¿Cómo influyen los medios de comunicación en esta festividad?
Ha habido eventos históricos y la prensa no los cubre, porque es domingo, porque es irrelevante, porque prefieren darle cabida a otros temas. A nosotros nos falta publicidad en los eventos para que la gente vaya, pero no, en la prensa no salimos porque es mucho el dinero que se cobra pero preferimos invertir dinero en el evento que en la publicidad, porque estamos trabajando solos.

La publicidad es muy importante, y aquí mejor la gente se entera de que hubo tantos muertos que de un bailable o evento cultural. Pero eso vende. Y la prensa a eso le invierte tiempo, no tanto a lo cultural.

¿Qué se tiene que hacer?
Tenemos que mantener vivas nuestras raíces. Hay muchos eventos culturales que cuestan mucho dinero y quieren resaltar nuestra identidad trayendo artistas y grupos musicales de fuera, pero nuestra identidad está aquí, aquí hay muchos artistas buenos.

¿Qué puede hacer la sociedad, independientemente del gobierno?
Adornar nuestra casa como en navidad, pero con nuestra tradición. Que la gente coopere y el día de los eventos y celebración de las tomas la gente vaya. El 2 de abril, el  1 de octubre o el 22 de diciembre que fueron las tomas de Torreón. Pueden poner sombreros, banderas, rebosos, que se vea colorido. Si tú adornas tu casa vas a contagiar al vecino y al vecino del vecino y ya se hace una festividad. Otra cosa es asistir a los eventos. Hay eventos muy bonitos a los que la gente puede asistir, independientemente del dinero porque la mayoría no tiene costo como para no ir. 

Rescatar las celebraciones de la Revolución Mexicana y así rescatar parte de la identidad del lagunero es esencial en el desarrollo de la ciudad. Fernando dice que es un trabajo difícil pero no imposible y se tiene que trabajar en conjunto para lograrlo.

Pese a que el gobernador de Coahuila se comprometió hace más de un año a colocar una estatua de Villa en algún punto de la ciudad de Torreón, sólo quedó en eso, ya que –en palabras de Fernando Garza- el problema es que no hay un comité historiador en el gobierno que se encargue de dar seguimiento.

Fernando, como mencionamos, es también fundador del Comité Ciudadano de Festejos Históricos, una organización a cuyo acervo material constantemente acude quien lo requiere, pero que recibe casi nulo apoyo gubernamental para la reapertura de su museo y la realización de sus eventos conmemorativos.

Fernando Garza Rodríguez en su oficina.


Comentarios

Entradas populares