Nuevos aires laguneros


En el quinto párrafo del artículo 4º de la Constitución Política de los Estado Unidos Mexicanos se estipula que “toda persona tiene derecho a un medio ambiente adecuado para su desarrollo y bienestar”, asimismo menciona que la persona física o moral que dañe y deteriore el ambiente tendrá que hacerse responsable del daño según la ley.

Durante los últimos años diferentes zonas del país se han visto afectadas por distintos tipos de contaminación ambiental. Las principales ciudades del país se ven perjudicadas considerablemente por la contaminación del aire, siendo Monterrey y Ciudad de México las principales a nivel nacional.
A partir del 2006 se detectaron en la Comarca Lagunera altas concentraciones de Partículas Suspendidas Totales (PST) en el ambiente, estas partículas se componen de los desechos como la quema de basura, smog, actividad metalúrgica, ladrilleras, actividad minera, eses de animales, entre otros componentes, siendo éstas un parteaguas para  la creación de estrategias preventivas y correctivas que en el 2010 dieron lugar al Programa para Mejorar la Calidad del Aire en la Región de la Comarca Lagunera  (PROAIRE Laguna).

PROAIRE Laguna nace por conducto de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y es aplicable en municipios o zonas metropolitanas. Torreón, junto con Matamoros, Gómez Palacio y Lerdo conforman la zona metropolitana que constituye el programa de mejora ambiental de la región.

María del Refugio Loya Loya, directora de inspección y verificación vehicular de Torreón, explica que PROAIRE señala cómo se encuentra la calidad del aire en la región y las estrategias que se tienen que llevar a cabo en cada municipio para mejorar la calidad de éste.


“Dentro de las medidas y estrategias que tenemos, se encuentra la reforestación para cubrir suelos desnudos y así evitar la emisión de polvo. Nuestra región es de polvos muy sueltos por las características del clima seco”.

En Torreón las principales emisiones de partículas suspendidas que hay, son ocasionadas por las tolvaneras, famosas por el nombre de “lluvias laguneras”.

 “La calidad de nuestro aire en la ciudad es regular. A veces el monitoreo automático nos dice que es buena, pero casi siempre se encuentra en regular”, explica Refugio Loya. “Para medir la calidad del aire, tenemos un sistema de monitoreo manual y automático en el que cada semana se analizan las PST”.

Un día a la semana se hace un recorrido por la red y los equipos manuales se visitan para hacer el monitoreo. Para esto se utilizan filtros de fibra de vidrio color blanco que son retirados 24 horas después. Una vez que son retirados los filtros, ya con un color café oscuro, se analizan y de ahí se obtiene el nivel de PST que tiene el aire en Torreón.

Existen dos estaciones automática en Gómez Palacio y dos en Lerdo. Torreón sólo cuenta con una ubicada en el CONALEP de la colonia La Merced. Las otras nueve estaciones de monitoreo están distribuidas en distintos puntos de la ciudad como el Centro Cultural José R. Mijares, DIF Torreón, Escuela Secundaria Técnica número 83 y la Iglesia Divina Providencia.

Sin embargo, esta red se estableció hace más de siete años, lo cual hace que los puntos de monitoreo actuales no sean suficientes para la medición de la contaminación del aire en Torreón. Aunado a esto, hubo rubros que no se contemplaron en el 2007 al momento de elegir dónde tendrían que instalarse los equipos.

Refugio Loya explica que “ahora en el 2015 se necesita modificar el PROAIRE Laguna porque las normas, las condiciones y el número de población cambia. Por ejemplo en el 2007 no se contemplaron los gases de efecto invernadero, ni se cuantificó lo que se genera como gas metano en los establos, y en la región lagunera hay muchos establos que generan demasiado gas metano”.

Actualmente debería haber un nuevo programa de calidad de aire que contemple todo el ganado que existe en la región. Para que un cambio climático favorable se presente es necesario que los dos estados, Coahuila y Durango, trabajen en conjunto con la SEMARNAT y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Es indispensable que esta última otorgue un inventario de los vehículos que se usan para obtener datos más precisos.

La Red de monitoreo ambiental que se implementa actualmente fue elaborada con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía del año 2001, razón por la cual deben de ser actualizados.
La bióloga Sandra Lucía Ángeles Rebolloso opina que uno de los problemas que rodea el tema de la contaminación del aire, es que se cree que el asunto ambiental que hay en Torreón es generado principalmente por las industrias que aquí trabajan. Sin embargo, este punto pasa a segundo término.
Aunque en la zona metropolitana hay presencia de industrias que tienen un alto impacto en la calidad del aire como lo son la industria metalúrgica, las plantas de generación de energía eléctrica e industria de cemento y cal, mismas que contribuyen de manera considerable en la emisión de óxidos de azufre y partículas suspendidas. Así como las actividades realizadas en bancos de materiales, marmoleras, ladrilleras y pedreras, la principal contaminación del aire en Coahuila es generada por las fuentes móviles, en especial por los coches particulares que no son llevados a una verificación adecuada. Además, no existe un programa de verificación vehicular obligatorio que los regule.

El Programa de Verificación Vehicular 2014 expone que “todos los propietarios o poseedores de vehículos automotores, que circulen en el territorio del municipio, independientemente del origen de las placas que porte la unidad o de circular sin placas deberán someter a verificación sus vehículos”, quien no lo haga estaría expuesto a pagar acciones que van desde los 6 hasta los 30 salarios mínimos, y hasta el retiro del vehículo.

Sin embargo, a falta de centros de verificación no se pueden llevar a cabo con exactitud estos procesos.

“Actualmente se sanciona a los vehículos que estén ostentosamente visibles contaminando. Los que están obligatoriamente a revisar son los transportes públicos y a las empresas que manejan automóviles. A la ciudadanía en general no le hacemos operativos para exigirle una verificación porque no tenemos los suficientes centros que lleven a cabo esta tarea”, comenta Refugio Loya.

En el Centro de verificación vehicular, ubicado en la Calzada Francisco Sarabia de la Colonia San Ángel en Torreón, no llevan un conteo exacto de los transportes públicos y automóviles que llegan diariamente a verificarse. Aunque sí expresan claramente que por cada diez rutas públicas que acuden al lugar, sólo uno o dos particulares lo hacen.

Hoy en día las personas que quieren ir a verificar su coche lo hacen por gusto o conciencia ambiental, pero no existe un programa que los regule. Si el departamento de protección al medio ambiente de Torreón quisiera realizar operativos de verificación vehicular, no tendrían la capacidad de verificar a los vehículos por no tener un centro apto para ello. Se necesita mucho dinero para tener un centro adecuado. Refugio Loya no sabe con exactitud cuánto, pero está consciente de que “es dinero que no se tiene”.

Cómo afecta a los habitantes torreonenses

De continuar así la tendencia a un aire contaminado y de calidad regular constante, las enfermedades en los habitantes de Torreón seguirán presentándose. Las personas que tienen asma podrían agraviarlo y existe también la posibilidad de cáncer pulmonar si la situación no mejora.

Además de estas enfermedades las alergias también derivan de la mala calidad del aire.

Mario Alberto Rivera Guillén, doctor en ciencias médicas y ambientales, inició en 2005 la primera etapa del Estudio Internacional para Evaluar Asma y Alergias en Niños (ISAAC por sus siglas en inglés) en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), aplicando los métodos en niños de la Zona Metropolitana Laguna.

El estudio evaluó la prevalencia de sintomatología respiratoria en aproximadamente 2600 niños de Torreón expuestos a los contaminantes que hay en la región y que se externan en tos, irritación de garganta, ojos llorosos, etcétera.

El ISAAC se implementa en niños y adolescentes porque la tasa de respiración de éstos es muy diferente a la de los adultos. Un joven respira más aire porque lo hace más veces seguidas. Un adulto tiene los pulmones más grandes, por tanto entra gran cantidad de aire en ellos, pero su respiración es más pausada.

El objetivo principal del proyecto es evaluar cuánta gente tiene alergias, luego ver qué contaminantes hay en la región. “Durante el estudio encontramos que donde hay más concentración de ozono, aumenta más la sintomatología respiratoria. Es decir, que en las personas hay más moco, más tos, ojos llorosos, cuando realmente no hay una enfermedad de raíz”, indica Mario Rivera; quien además explica por qué hay niños y adultos que hacen deporte muy seguido y pese a eso terminan cansados.
“A eso se le llama preoxidación pulmonar, que es lo que se conoce también como envejecimiento celular. Esto deriva de los periodos tan largos de ozono que tenemos en Torreón. Hay muchos efectos contaminantes ambientales, la falta de suelos y el urbanismo es uno de ellos”.

Rivera Guillén, quien además es director de la mesa de salud de PROAIRE Laguna, expone que la participación de la ciudadanía es crucial para crear un medio ambiente saludable en la Laguna. Resaltando la falta de responsabilidad de los conductores que no pagan su tenencia en Torreón y deciden hacerlo directamente en estado vecino.

“La gente necesita un poco más de conciencia social. Para empezar, si yo quiero hacer un conteo de parque vehicular para asociarlo a un contaminante, pierdo datos, porque a mí me van a pasar una lista de personas que pagaron tenencia, pero el 38 por ciento de los vehículos en Torreón pagan tenencia en Gómez. Entonces, si yo quiero hacer un cruce de información no puedo porque la gente tampoco contribuye”, afirma Rivera Guillén.

La molestia también que se crea en el investigador de la Facultad de Medicina es la falta de interés en la mayoría de los habitantes de Torreón, ya que resaltó que hay gente que en sus vehículos trae placas del Distrito Federal porque allá no se paga tenencia, dejando fuera del inventario vehículos que contaminan frecuentemente el aire de la ciudad.

“Mucha gente quiere culpar a las empresas grandes que tenemos aquí, cuando ellas tienen controles ambientales muy adecuados. La gente que tiene vehículos es la que más contamina”.

En cuanto al monitoreo de calidad de aire que se lleva a cabo en Torreón, los resultados son publicados semanalmente en la cuenta de Facebook “Medio Ambiente TRC”. Canal de distribución poco eficiente considerando que no toda la población torreonense cuenta con internet ni una cuenta activa en esta red social.

Afirma Rivera Guillén que “a las personas les interesa ver otra cosa en Facebook que no tiene que ver en cómo está la contaminación del aire en Torreón, porque ni siquiera le entienden, o no saben qué es eso. Si lo hiciéramos por una cuestión más cultural y viéramos cómo llegarles a todos, la cultura ambiental en la gente sería mucho mejor”.

Tanto el doctor en ciencias médicas, como la directora de inspección y verificación vehicular opinan que los medios de comunicación también tienen que ver con que el medio ambiente no mejore, ya que exponen el problema de una manera amarillista y no dan una solución.

Mario Rivera dice que hace falta una buena ley de monitoreo ambiental y que el gobierno apueste dinero para hacer, por lo menos, tres estaciones más de monitoreo porque con las que están no basta.
“De los proyectos que se están haciendo y que nos aplauden en el programa, no hay un cinco en el gobierno que nos diga ‘tengan para los proyectos’, tenemos que andar tocando puertas, pidiendo apoyo en otros lados, o ver qué hacer, porque nuestro propio gobierno no aporta. En el gobierno sí quieren resultados, pero no nos dan apoyo para que éstos salgan”.

Los proyectos ambientales que trabaja Mario Rivera Guillén, nacen en la Facultad de Medicina y con el tiempo se lleva una parte a la Secretaría de Salud, ya que los recursos que necesitan no son otorgados por el gobierno, y es más fácil conseguir apoyos para investigadores que bajar recursos siendo funcionario.

“¿Y por qué no hay dinero? Porque son cosas que no se ven. Porque no le quieren invertir a la calidad del aire para que haya buena calidad de vida. La gente no toma en cuenta  eso. Es increíble que estamos a 2015 y no hay aún un buen programa de calidad de aire”.

El aire también aumenta su contaminación cada fin de semana que el equipo local de futbol juega. Las típicas carnes asadas que se hacen al aire libre, los pollos asados que se venden en las esquinas, aportan una gran contaminación del aire.

Las autoridades se concentran más en la recaudación de una cuota mínima por derecho de piso a los vendedores de comida callejera que generan bastante humo, que en crear una medida preventiva para que se contamine menos el aire que la gente en Torreón respira.

Se pueden hacer muchas cosas desde la parte individual para que, si bien la calidad del aire no sea la mejor, sí mejore considerablemente con el tiempo. Usar el transporte público, que es el único que está obligado a verificarse dos veces al año, no usar el vehículo cuando no se requiera o cuando son cortas las distancias que hay que recorrer; los viajes compartidos, que constan de usar un coche que transporte a varias personas que van al mismo lugar o quedan de paso en el camino.

Comentarios

Entradas populares