TAUROMAQUIA: ¿500 años de cultura o maltrato?

LA FIESTA BRAVA OTRA VEZ EN DISCUSIÓN

Por: Diana Nápoles

Con la llegada de los españoles, el Nuevo Mundo descubriría infinidad de experiencias y rituales desconocidos: el arte taurino entre ellos. En México la fiesta brava llegó con la conquista.
El toreo es considerado por muchos como una expresión artística (cada torero cuenta con uno o varios directores artísticos), mientras que para otros se trata de una actividad que no justifica el maltrato animal y la violencia hacia los toros y vaquillas.


No más corridas en Coahuila
La tauromaquia ha sido un tema polémico desde hace cientos de años. Mientras en algunos lugares es considerado Patrimonio Cultural, en otros se prohíbe y es castigado por las leyes. En el caso del estado de Coahuila, el 21 de agosto de 2015 quedaron prohibidas las corridas de toros mediante la reforma al artículo 10 de la Ley de Protección a los Animales.

Hace cientos de años, este espectáculo de masas era realizado durante las coronaciones de los reyes, incluso antes de 1800. La primera corrida celebrada en México ocurrió en 1526.

La Plaza de Toros Torreón, que tiene una capacidad para diez mil aficionados, fue inaugurada el 25 de noviembre de 1934. En el cartel que anunciaba el acontecimiento se leía: “Hoy regia inauguración. A las 4 en punto de la tarde se lidiarán a muerte 6 toros de primera clase de San Mateo Divisa Rosa y Blanca por los afamados diestros Fermín Espinosa, ‘Armillita Chico’ y Francisco Martín Caro, ‘Curro Caro’. Aviso: la corrida de toros dará principio exactamente a la hora anunciada”.

Sin embargo, la fiesta brava había llegado a Torreón muchos años antes, ya que la ciudad contaba con una plaza de madera que comenzó a funcionar desde 1902.


LA DERRAMA DEL TOREO

Fernando Ibarra Favela, cronista taurino lagunero.
Acerca de la generación de fuentes de empleo, Fernando Ibarra, amante de la tauromaquia y conductor de una sección sobre el tema en Multimedios Televisión, comenta: “El toro le da de comer a muchas familias, para comenzar al ganadero y a sus hijos. Luego, el ganadero le paga a los mayorales y caporales que cuidaron al toro, así como al transportista, quien a su vez le paga al despachador de gasolina y al mecánico que da mantenimiento a su camión. Una vez que el toro llega a la plaza, participarán veterinarios y veladores. Habrá que tenerle pastura fresca preparada. El día de la corrida estarán los músicos, el que vende flores, el que vende botanas, el de la cerveza, el boletero, el que vende las almohadillas, el que va a torear… Una vez terminada, vendrán los que compran la carne de los toros, el de los frigoríficos, etcétera. Se genera una gran derrama económica en una sola corrida. Si se prohíben, ¿quién va a indemnizar a los ganaderos? Por otro lado, los aficionados tendremos que viajar a otros estados para poder presenciar este espectáculo”, refiere.

En La Laguna, alrededor de 200 personas son empleadas en esta actividad.


LA ASISTENCIA AL RUEDO

En la opinión de Fernando Ibarra, cuando la fiesta brava se fue al Coliseo Centenario, una buena parte de la afición dejó de asistir a causa de la ubicación. “Para llegar hay que cruzar el periférico –algunas veces de noche– y hay quienes dejaron de ir”.

Fernando afirma que en México llegó un vacío tremendo cuando se fueron los tres grandes: Manolo Martínez, Curro Rivera y Eloy Cavazos. “Este mes se acaban de cumplir 31 años de muerte de Valente Arellano. Y actualmente no hay un líder en la región”.


¿SIN ESPADAS NI BANDERILLAS?

Organizaciones como Albergue Corazón Canino, Apadrina un Perro, Ananda Estancia Canina, Dala y Protección Jurídica Animal, argumentan que las corridas de toros insensibilizan y fomentan la crueldad entre los aficionados. Los grupos solicitan una reforma al artículo 10 de la Ley de Protección a los Animales para prohibir las corridas de toros en el estado.

Abraham Marín Prieto, novillero torreonense,
uniéndose al apoyo cibernético a la fiesta brava.
A su vez, un grupo integrado por ganaderos, empresarios y aficionados a la tauromaquia se ha manifestado en contra de la propuesta del diputado Melchor Sánchez de la Fuente, quien proyecta que la fiesta brava siga realizándose pero sin espadas, banderillas y sin darle muerte a los toros. Por su parte, el diputado por Unidad Democrática Coahuila, Sergio Garza Castillo, pidió que el tema sea analizado a fondo, ofreciendo como alternativa que se prohíba la entrada a los menores de edad a las plazas, o evitando la muerte de los toros en el coso, como medidas para que las corridas puedan seguirse realizando. A su vez, el Diputado del Partido Verde Ecologista Javier Rodríguez, apoya la iniciativa.

Los defensores de los festejos taurinos argumentan que al no darle muerte a los toros durante las corridas, lo único que cambia es el lugar donde al final morirán: el rastro.

“El toro de lidia es un galán del campo, si ya no se va a utilizar, ¿a dónde lo van a mandar? Tendrá que morir en el rastro. Él es de pelea. Pero esas leyes hechas al vapor… Encontramos muchas incongruencias”, expone Fernando Ibarra.

De la misma forma, los defensores de la tauromaquia explican que durante las corridas, los toros necesitan ser desangrados para que su nivel de bravura baje un poco, ya que, de no ser así, pueden morir antes, por lo que el toreo sin banderillas y espadas afectaría la tradición y calidad del espectáculo.

Por otro lado, se habla de que es necesaria la aparición de nuevas figuras del toreo en La Laguna. “Estamos esperando a ver quién puede darnos una respuesta”, dice Fernando.


LEY DE PROTECCIÓN Y TRATO DIGNO 

El pasado jueves 6 de agosto, varios organismos y asociaciones civiles realizaron una manifestación a las afueras del Museo Regional de La Laguna, manifestando su rechazo a las corridas de toros. El grupo estuvo recopilando firmas de ciudadanos que apoyaran la evaluación a la Ley de Protección a los Animales. Los manifestantes se han presentado en varios puntos concurridos de Torreón como el Paseo Colón y la Calle Morelos para continuar recopilando firmas, las cuales serán enviadas al Congreso del Estado para su revisión.

En septiembre de 2013, el Congreso del Estado aprobó la Ley de Protección y Trato Digno a los Animales, excluyendo las carreras de caballos, corridas de toros, charrerías, peleas de gallos, rodeos y novilladas.

El Código Penal establece un castigo de seis años de cárcel y multa a quien maltrate o realice actos de crueldad a un animal, además de darle siete años de cárcel a quienes realicen peleas entre animales.
“No es un capricho, la tauromaquia tiene muchos seguidores de la talla de Vargas Llosa (Premio Nobel de Literatura 2010), Federico García Lorca, entre otros”, comenta Fernando Ibarra. Asimismo, hay documentos que confirman que el cura Miguel Hidalgo y Costilla tuvo una estrecha relación con la tauromaquia, además de ser dueño de varias haciendas donde criaba toros de lidia.

Los aficionados a este espectáculo le otorgan un valor simbólico y artístico a las corridas, haciendo mención del aporte cultural que ofrece a los pueblos.


LA HORA DE LA LIDIA

En el capítulo 17 de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Cervantes escribe estas líneas: “Bien parece un gallardo caballero a los ojos de su rey, en la mitad de una gran plaza, dar una lanzada con felice suceso a un bravo toro; bien parece un caballero armado de resplandecientes armas pasar la tela en alegres justas delante de las damas, y bien parecen todos aquellos caballeros que en ejercicios militares o que lo parezcan entretienen y alegran y, si se puede decir, honran las cortes de sus príncipes”, en alusión a la fiesta taurina.

Una plaza abarrotada, el barullo del público que va y viene buscando su asiento, la música que penetra el aire y el despliegue de vestuarios son algunos de los elementos que han dado inspiración a grabados, aguafuertes, litografías, estampas y pinturas realizados por artistas de la talla del pintor español Francisco de Goya.

Los opositores a la tauromaquia aluden el sufrimiento del toro. Sin embargo, para los aficionados a la fiesta brava, en las plazas de cada ciudad ocurren actos notables; mitos fundacionales que coquetean con el espectador. Un arte en el que se juega todo: la vida.

De acuerdo al psicólogo Pedro Tovar, el impacto que puede causar la asistencia a una corrida de toros donde se presencie la muerte del animal es diferente para cada persona. Sobre los menores de edad comenta que “hay que ver qué tan inmerso está el niño en la fiesta brava, en el contexto; es decir, qué tan familiarizado está con la práctica y con qué información cuenta sobre el tema. Un niño que nunca ha asistido a una corrida de toros podría impactarse al ver cómo clavan las banderillas, por ejemplo. Pero depende de la información e interpretaciones a las que el menor haya tenido acceso”.

Acerca de que las corridas de toros contribuyan a insensibilizar a las personas ante la violencia y el maltrato a los animales, el psicólogo explica que este aspecto es cuestionable, ya que en nuestra cultura la insensibilización hacia la violencia se da de muchas formas. “Por ejemplo a través del narcotráfico, la violencia de género, la corrupción… Las corridas de toros no son la única forma de insensibilizar a una persona ante la violencia”.

En su opinión, el maltrato animal tiene un origen religioso y cultural. “De acuerdo a la religión cristiana el hombre es el culmen de la creación, y es quien le otorga un nombre a los animales y especies. Es él quien puede dominar el resto de las cosas, y  disponer de ellas. De acuerdo a esta cosmovisión, el hombre puede tomar lo que necesite para su subsistencia, explotar la tierra, los animales; una prueba de ello es la extinción de cientos de especies. Creo que las corridas de toros son el resultado de una idea que ha estado presente en nuestra cultura desde hace mucho tiempo, la de que el hombre es quien tiene el poder y puede hacer lo que desee con las especies del planeta”, explica Tovar.


¿SEGUIRÁN LAS CORRIDAS?

Miles de faenas esperan ser ejecutadas en diferentes ciudades. Cada día nacen nuevos espíritus que domarán al toro y establecerán secretas complicidades entre su temeridad y la furia del animal. Cientos de ciudadanos saldrán a expresar su repudio y desaprobación ante semejantes actos, mientras otros apreciarán un arte que con movimientos y desplantes seduce los sentidos. Ambas posturas forman y definen nuestra condición humana.

“Por una sensiblería quieren prohibir las corridas. Estamos muy tristes porque en un descuido esa ley progresa y seremos un estado más como Sonora”, comentan los aficionados, al tiempo que reconocen que el negocio ha venido a la baja porque hay falta de figuras.

Otros de los argumentos que han emitido los defensores de los espectáculos taurinos, es que las corridas de toros no generan manifestaciones violentas entre los espectadores dentro o fuera de las plazas, como sí ha ocurrido con aficionados a otros deportes u actividades.

En agosto de este año, la Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), que representa a los ganadores de reses bravas de México y promueve la cultura taurina mexicana –la cual cuenta con cuatro miembros en Coahuila–, realizó un ciclo de novilladas como parte de la segunda edición de “Descubriendo un Torero”.

Una parte de la etapa eliminatoria se llevó a cabo en el Centenario de Torreón, lugar donde Andre Lagravere “El Galo” de Yucatán, José María Hermosillo de Aguascalientes, Pablo Vite de Hidalgo y el lagunero Jesús Sotomayor lidiaron novillos.

Sin duda, las corridas de toros seguirán incitando debates entre la ciudadanía de Coahuila, prueba de ello es una petición que fue puesta en el portal web www.charge.org (plataforma donde cualquier persona puede iniciar campañas de manera gratuita, movilizar a otros ciudadanos y colaborar para generar cambios) con este título: “Apoyamos la iniciativa del Gobernador del Estado Rubén Moreira Valdéz [sic] y del Diputado del Partido Verde Ecologista, Javier Rodríguez, para prohibir las corridas de toros en Coahuila, México. Tauromaquia Abolición”.

La propuesta fue iniciada por Protecani Actitud Perrona, argumentando que las corridas de toros son un acto salvaje. Hasta el día 29 de agosto (ya aprobada la prohibición) la petición sumaba ya 7,871 simpatizantes (es decir, personas que firmaron a favor).

Rubén Moreira presentó una iniciativa en el Congreso Local para prohibir las corridas de toros en el estado. Ésta es la segunda vez que se intenta; la primera fue en 2012. La propuesta fue entregada junto con otras cinco iniciativas de modificaciones a las leyes en la entidad y fue aprobada el 21 del presente mes.

El político panista Jesús de León y el ex-torero Alejandro Silvetti han señalado que esta jugada del gobernador coahuilense es una estocada política contra el empresario minero y taurino Armando Guadiana Tijerina, quien ha sido crítico de la megadeuda y ha mostrado intenciones de buscar una candidatura independiente para la gubernatura de Coahuila. Guadiana ha declarado que impugnarán jurídicamente dicha prohibición.
Armando Guadiana Tijerina

Comentarios

Entradas populares