Pedalear en La Laguna: la revolución ciclista


Entrevistado: Francisco Valdés Perezgasga, uno de los
fundadores del grupo ciclista "Ruedas del Desierto".
Dice que la bicicleta es una máquina del tiempo porque a los viejos los hace recordar su niñez y a los niños los hace sentirse mayores, veloces e intrépidos. Él tiene cuatro bicis y dice con ellas ha entrado al cine, a los bancos o a restaurantes. Una bicicleta plegable marca Brompton es su inseparable compañera de viaje: “Es de las que se hacen chiquitas y parecen maletín”, detalla. Francisco Valdés Perezgasga es uno de los fundadores de Ruedas del desierto, el colectivo de ciclistas más grande en La Laguna, quien narra la historia del surgimiento de estos grupos en la región. 

Manubrios, llantas y pedales se observan sobre el asfalto. Decenas de bicis van llegando a la cita en la Torre Eiffel de Gómez Palacio. Sus chalecos amarillos, verdes y naranjas fluorescentes resaltan en las calles.

Son ciclistas, integrantes del grupo Ruedas del desierto. Se están preparando para salir a realizar un recorrido nocturno por Gómez Palacio y Lerdo. Entre sus miembros hay niños, jóvenes y adultos de diversas edades. Todos están esperando la señal para iniciar el viaje.

Sentado en una banca está Jorge Eduardo González, de 25 años. Es la primera vez que asiste a un recorrido grupal. Dice que es ciclista desde la infancia y que éste es su medio de transporte actual. “Lo considero un medio práctico, además haces ejercicio y no contaminas”. La distancia promedio que recorre en sus desplazamientos para ir a trabajar es de 10 a 15 km diarios. Anteriormente pertenecía a un colectivo de ciclistas en Aguascalientes. A su lado reposa una bicicleta gris, brillante ante la luz del atardecer y lista para emprender el vuelo en cuanto suene la señal.

De acuerdo al Sistema Metropolitano de Indicadores (SMI) del Implan Torreón, órgano responsable de la planeación del desarrollo del municipio, en 2011 el 2% del total de los viajes cotidianos de la población eran realizados en bicicleta.

 Frente a la Torre Eiffel se encuentra otro miembro de Ruedas del desierto, Juan Manuel de la Cruz. Desde hace tres meses comenzó a desplazarse en bicicleta y ésta es la tercera vez que asiste a un recorrido con el grupo. En su opinión, a los automovilistas les falta educación para tratar a los ciclistas: “Todavía se nos echan encima o no se paran cuando les pedimos el paso”, señala. Esta tarde Juan va acompañado de su hijo, un joven de capacidades diferentes, a pedalear con el grupo.
En Torreón existen varios colectivos de ciudadanos y activistas cuyo objetivo es fomentar el uso de este medio de transporte. Algunos de ellos son:

Laguna MTB es un grupo de ciclistas que organizan periódicamente maratones y otras actividades de promoción de la bicicleta, en las ciudades que integran La Laguna. MTB Espartanos es una organización que realiza actividades en conjunto con otros colectivos de ciclistas, algunos de estos eventos han sido la Semana de la bici y el peatón, y el Ruedatón Cero, donde se convocó a ciclistas del norte de México para pedalear durante 24 horas alrededor de la Plaza Mayor y exigir a las autoridades de la Zona Metropolitana de La Laguna que se adopte la Visión Cero, que busca reducir a cero el número de muertes y lesiones en las calles. Kikapús Bikers MTB también organiza maratones, así como pedaleadas nocturnas en varios puntos de la ciudad. Se caracteriza por agrupar a ciclistas de montaña de todas las categorías, quienes realizan La Ruta Alicante; asimismo, organizan equipos de ciclistas para sus competencias. Intrépidos Punkciclistas es un colectivo que realiza carreras y recorridos de alrededor de 24 kilómetros; la velocidad promedio de sus viajes es de 25 a 28 km/hr, realizando rutas por el Nudo mixteco, Bulevar Independencia, Carretera Torreón-San Pedro, entre otras vialidades.

Bicionarias Laguna está integrado por mujeres ciclistas interesadas en fomentar el uso de este medio de transporte. Además, se caracteriza por realizar rodadas temáticas. Sus recorridos vespertinos recorren las calles del centro de la ciudad. El grupo se fundó en 2014, extendiendo el uso de la bici entre la población femenina, que representa una minoría entre los usuarios habituales. Además, este colectivo está en coordinación con Bicionarias Toluca, para trabajar en actividades conjuntas desde La Laguna. Entre sus actividades cuentan con visitas a lugares históricos, centros culturales, deportivos, comerciales y de entretenimiento. Otra de sus metas es lograr incidir en el segmento vial, la señalética e invitar a los ciudadanos a reconocer su espacio. Las integrantes de Bicionarias Laguna van de los 10 a los 50 años de edad. Una de sus portavoces, Adriana Trujillo, comenta que es muy importante que los colectivos de bicis eduquen a sus integrantes, ya que así como hay malos conductores, también hay malos ciclistas.

De acuerdo a uno de los portavoces de Ruedas del desierto, Francisco Valdés Perezgasga, en las rodadas de este colectivo participan alrededor de 500 personas. “Tenemos dos grupos: uno que desarrolla la misión, visión, alianzas y estrategias, integrado por 16 personas. Y otro que se dedica a la logística de los recorridos. En ése somos alrededor de 30 organizadores”.

De acuerdo a Francisco, en Torreón ha surgido una revolución ciclista, ya que todas las noches hay gente pedaleando en las ciudades de la Comarca Lagunera. Por otra parte, comparte que son la única Asociación Civil de ciclistas que cubre toda la Zona Metropolitana de La Laguna: “Pero hay un montón de otros grupos que fueron surgiendo después de Ruedas del desierto”, asegura.

En la opinión de Valdés Perezgasga, la bicicleta era vista como el medio de transporte del albañil o el velador, razón por la cual las autoridades le otorgaban poca importancia. “Yo soy ciclista urbano desde 1990”, cuenta, mientras confirma que él también se desplaza al trabajo en bici.

Según Francisco, Ruedas del desierto tiene entre sus tareas pendientes la medición de los desplazamientos urbanos en La Laguna, así como un conteo de la cifra oficial de ciclistas. “Según una encuesta realizada por un despacho de Monterrey que fue contratado por el Ayuntamiento de Torreón, el 14% del total de los desplazamientos en la ciudad se hacen en bicicleta. A mí me parece un porcentaje muy alto; me gustaría saber la metodología que emplearon”, dice. Por otra parte, explica que si en el DF el 2% de los desplazamientos se realizan en bici, en La Laguna debemos andar rondando un 5%.

Francisco hizo su doctorado en Reino Unido de 1986 a 1990. Cuenta que todos sus compañeros se desplazaban en bicicleta. Recuerda en particular a un estudiante que vivía a 25 km de la universidad y usaba bicicleta a pesar del clima lluvioso y frío de la ciudad. “No me convertí en ciclista estando en Reino Unido, pero cuando volví me conseguí una bicicleta”.

Para él, usar bicicleta es redescubrir el placer que sintió de niño al pedalear por primera vez: “Esa sensación de libertad, de que te le puedes escapar a tus papás porque no saben dónde andas. Yo empecé sólo por el gusto de revivir esa sensación”.

Actualmente, en Torreón no existe un esquema de renta de bicis como en otras ciudades del país. Según Valdés Perezgasga, hace poco tiempo llegó una compañía a presentar una propuesta sobre este tema al Implan, pero desconoce si podrá implementarse como ha ocurrido en Guadalajara y Ciudad de México. “Creo que valdría la pena impulsarlo como un sistema metropolitano”.

Ruedas del desierto no cuenta con un padrón oficial de ciclistas, pero mantiene comunicación con sus miembros a través de sus cuentas de Facebook y Twitter. Por otro lado, a pesar de que no todos los miembros de Ruedas del desierto usan bicicleta para desplazarse a diario, hay quienes realizan entre dos y cuatro viajes al día: de la casa al trabajo, del trabajo a comer, y de regreso. Las distancias promedio de las personas que integran este colectivo son de entre 3 y 10 kilómetros, que, en palabras de Francisco, son perfectamente pedaleables.

CIUDADES AMABLES CON LOS CICLISTAS
En la opinión del portavoz de este colectivo, el hecho de que una ciudad cuente con una cultura ciclista depende, en gran parte, de la presión que los ciudadanos sean capaces de ejercer en sus autoridades. “Desde hace 4 años Ruedas del desierto ha insistido en señalar los principales problemas con algunas vialidades y ciclovías. En la medida que podamos mejorar la comunicación entre ciudadanía y autoridades, esto va a avanzar”.

Tras cuatro años de actividades y pedaleadas, Francisco comenta que el principal logro ha sido el hecho de que haya tantos paseos todos los días organizados por varios grupos. Entre los objetivos de este colectivo está el de cambiar las políticas públicas para favorecer el uso de la bicicleta, así como trabajar en el cambio de percepción del público para fomentar este medio de transporte.

Comenta que al grupo comenzaron a llegar personas que deseaban viajar a velocidades más rápidas, porque buscaban retos mayores. “Nosotros no podemos irnos tan rápido porque llevamos a muchos niños y mujeres en los recorridos”. De esta forma, se fueron conformando otros grupos de ciclistas que deseaban darle salida a estas inquietudes.

LA PRIMERA PEDALEADA
En 2007 Francisco pensó por primera vez en salir a rodar en grupo. Para ello, realizó una convocatoria en medios tradicionales, creyendo que La Laguna estaba lista para conformar el primer grupo de ciclistas urbanos. Cuenta que había un grupo muy exitoso en el DF llamado Bicitekas AC, el cual lo inspiraba para integrar uno así en Torreón.

A la primera convocatoria acudieron tres personas: su hermano, un ciclista y él. Concluyó que la ciudad no estaba lista.

Luego, en 2011 inició el Paseo Colón, un paseo peatonal dominical, y Francisco se involucró en su organización para volver a plantear su inquietud aprovechando la afluencia de ciclistas y ciudadanos en este lugar. “Pusimos un letrero para exponer nuestra idea de promover el ciclismo urbano. El letrero decía ‘Pueblo bicicletero’, y entonces empezó a llegar gente para preguntarnos qué era aquello”. Al cabo de unas semanas, el nuevo grupo decidió iniciar con un paseo los sábados por la tarde.

“Ruedas del desierto” fue fundado a principios de abril y el Día Mundial de la Bicicleta (19 de abril) abrió su página oficial de Facebook. El primer paseo oficial se realizó el 14 de mayo. “Éramos 13 personas. Hicimos el paseo desde Abastos hasta el monumento a Hidalgo, y de vuelta, y esto nos dio confianza para salir en bici, por lo que decidimos continuar con los paseos sabatinos”. Luego, el colectivo creó un paseo nocturno los miércoles.

Francisco comenta que desde el inicio decidieron que no iban a solicitar apoyo vial ni de ambulancias, porque si querían promover esta actividad no debían exhibirla como algo peligroso: “Si llevas una patrulla, el mensaje que envías es que esto es muy peligroso y que sólo puede realizarse bajo la supervisión de autoridades de tránsito”.

El portavoz comenta que en México hay un ranking que busca medir el avance del fenómeno ciclista en nuestro país, realizado por el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo (ITDP). De acuerdo a ese ranking, este año la Zona Metropolitana de La Laguna quedó ubicada entre los primeros tres lugares. “A nosotros nos llamó la atención y al solicitar argumentos, nos dijeron que era por el Reglamento Metropolitano de Movilidad de nuestra ciudad, ya que es uno de los más avanzados del país, junto con el de Pachuca”.

Este ranking evalúa indicadores como presupuesto invertido en promoción de proyectos ciclistas, capacidad institucional, monitoreo y evaluación de la movilidad en bici, seguridad vial, entre otras.
Ruedas del Desierto es uno de los miembros fundadores de la Red Nacional de Ciclismo Urbano (BiciRed), a la cual pertenecen varios grupos de toda la República. En ocasiones se han realizado actividades coordinadas en varios estados. Por ejemplo, protestas sobre un mismo tema; durante dos años se llevó a cabo la protesta “Hazla de tos”, cuyo objetivo era hacer que el Gobierno de México revisara y ajustara a los parámetros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la Norma Oficial Mexicana de Calidad del Aire.

Una de las primeras acciones de esta campaña fue ponerle una máscara de gas o una máscara quirúrgica a algún monumento de la ciudad. Esta acción fue reproducida en más de 20 urbes del país el mismo día. El lema era: “Respirar no debe ser cosa de héroes”. En La Laguna, los integrantes del colectivo le colocaron una máscara al busto de Albert Einstein que se encontraban afuera del Instituto Tecnológico de La Laguna. Después, realizaron un flashmob en el Paseo Colón, junto con las demás ciudades miembro.

Tras estas acciones, se logró que el gobierno llevara a cabo la revisión y emitiera las nuevas normas oficiales, que son más estrictas que las anteriores. “Fue un gran triunfo”, remata Francisco.
Según Francisco Valdés, Torreón nunca dejó de ser una ciudad ciclista. Sobre el escritorio de su oficina hay una taza de vidrio que lleva impresa una fotografía de hace unas décadas donde aparecen las oficinas de Met Mex Peñoles. En primer plano se observa a un ciclista.

“Los años dorados de la bicicleta fueron de 1880 a 1900, todos usaban este medio porque todavía no aparecía el coche. La bicicleta era el vehículo de los parias: la gente que no traía ni para el camión. Esto provocó una actitud colectiva realmente mezquina, por ello, uno de nuestros ejes de acción es elevar el prestigio social de la bici: andar en bici es chic, es cool, la gente moderna anda en bici”, dice.
Según una investigación realizada por estudiantes de la Universidad Iberoamericana de la Licenciatura en Comunicación, titulada “Rodar en La Laguna. Valoración y experiencia de la ciudad desde la bici”, las necesidades más urgentes para incentivar el uso de la bici en la ciudad son: ciclovías, campañas para el fomento del respeto al ciclista, mejorar el servicio de alumbrado público, un reglamento para el uso de la bicicleta, así como la creación de una campaña sobre los beneficios del uso de este medio de transporte.

Valdés Perezgasga agrega que hay estudios hechos en Europa sobre consumo y ciclismo, donde se comprueba que el ciclista es mejor consumidor. Por ejemplo, en las zonas donde hay ciclovías o donde se ha disminuido el tráfico de coches, las ventas de los negocios se elevan.

En la opinión de Laura Dávila, ciudadana y ciclista de Torreón, el ciclista tiene más oportunidad de ver y sentir la ciudad. “La ventaja de sentir la calle es que a uno le cae el veinte del estado de su ciudad. Un ejemplo: saber qué calles están en mejor estado según los baches en que te toque meterte”. Laura comenta que el ser ciclista le ha proporcionado un espacio de convivencia y nuevas amistades, además de fomentar su participación en eventos deportivos.

LENGUAJE CICLISTA
Llegó la hora de partida. Ya el atardecer se descarriló por el cielo lagunero. Los integrantes de Ruedas del desierto reciben la señal y comienzan a prepararse para rodar. Van formando filas y compactándose en una sola calle. “Hemos aprendido que para ir seguros debemos formar un grupo compacto; si el grupo se fragmenta, por los huecos se meten los coches”.

Francisco explica que siempre llevan a un ciclista responsable y con un radio al frente y a otro atrás, y que los dos se van coordinando para evitar que se abran huecos. “Nos inventamos dos palabras clave: “punta” (el de adelante) y “barredora” (el de atrás que también tiene la responsabilidad de avisarle al grupo en caso de que a alguien se le descompone su bici, para ver cómo pueden resolverlo).

Asimismo, los “resortes” son los ciclistas que bloquean las calles por las que van a pasar, para que el grupo pueda avanzar y cruzar semáforos de manera compacta. “Les llamamos así porque se adelantan al colectivo, bloquean la calle y después alcanzan al grupo cuando ya pasaron todos”.

En cuanto se da la señal, los ciclistas comienzan a pedalear. Sus cascos colorean el bulevar Miguel Alemán de Gómez Palacio, desplazándose en una larga fila que bien podría ser confundida con la cola de un papalote.

Los conductores esperan mientras el grupo se desplaza. Ya se van. Ya están avanzando cada uno en su máquina de tiempo para comenzar el viaje.


Comentarios

Entradas populares