Desempleo universitario

De acuerdo a los datos publicados por el INEGI, el 72.7 por ciento de los desempleados en la región son personas con mayor nivel de instrucción, es decir personas que cuentan con estudios universitarios o más, quienes están en busca de empleo pero no logran colocarse, lo que les obliga a migrar hacia otros estados del país o hacia el extranjero, o bien, cuando no hay más, subemplearse en trabajos que no están relacionados con su formación académica, percibiendo salarios insuficientes, en un mercado ya de por sí muy bajo salarialmente.

Estudiar carreras del área administrativa, como Administración de Empresas, Contaduría Pública, Administración Pública o bien Ciencias de la Comunicación, Psicología, Sociología, Turismo, entre las principales, parece ser el camino más corto al desempleo, en contraste con las ingenierías, que en general tienen una mucho mayor demanda en el mercado laboral, sino de la región si del país.

Esto no es algo nuevo en la región lagunera: se remonta hasta la década de los años noventa, cuando la oferta de carreras universitarias por parte de las universidades públicas y privadas establecidas en La Laguna, comenzó a desfasarse cada vez más de la demanda real de las empresas, lo que dio origen a una bolsa de desempleados que ha ido en crecimiento, al crearse un acumulado que va aumentando con el paso de los años.

Quienes tienen la fortuna de encontrar un empleo se enfrentan a otro problema: los bajos salarios. Ana Elena es una egresada de la carrera de Ciencias de la Comunicación de una conocida universidad privada de la región. Después de durar dos años en calidad de “nini” en casa de sus padres, logró conseguir un empleo en una empresa maquiladora, donde su sueldo mensual neto es de 7 mil 500 pesos, un ingreso que con dificultad le alcanza para cubrir sus necesidades básicas. Tan solo de gasolina gasta alrededor de mil 500 pesos mensuales para trasladarse diariamente a su trabajo, donde considera que aplica apenas un 10 o un 15 por ciento de los conocimientos que obtuvo en la universidad. Sólo consiguiendo un mayor salario o casándose con alguien que tenga un mejor pagado que el de ella, va a lograr salir de la casa de sus padres, donde a sus 25 años enfrenta la tutela agobiante de su padre, quien no se hace a la idea de su edad, de que es ya una profesional y desea una independencia absoluta en su vida privada.

Carlos se desesperó de buscar trabajo en la región y se fue a la ciudad de Monterrey, pero él tiene un gran ventaja: es ingeniero administrador y fue un buen estudiante, lo que le ha permitido colocarse en una empresa metal-mecánica grande de aquella ciudad, con un sueldo inicial de 12 mil pesos que ha ascendido, en los últimos tres años, a 15 mil pesos, más prestaciones. Su trabajo es pesado, con jornadas de hasta 10 horas diarias, pero está satisfecho porque se desempeña en un trabajo donde está aplicando sus estudios profesionales y tiene posibilidades de ascenso. Es un privilegiado, si se toman en cuenta las condiciones del mercado de trabajo en la región, el estado y el país.


“Hacer más de lo que se espera de nosotros…”

Edgar Suárez, jefe de la Oficina de Egresados de la rectoría de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), con sede en la ciudad de México, refiere que tan solo 5 de cada 10 egresados de las universidades mexicanas están consiguiendo un empleo al concluir sus estudios, lo que coloca a La Laguna por encima de la media nacional.

En entrevista, el funcionario externó que encuestas realizadas a empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel en grandes y medianas empresas mexicanas, para identificar las cualidades que más aprecian, y los errores más comunes en los recién egresados que inician su vida laboral, se observó que si bien el conocimiento técnico es importante, “todos los solicitantes lo cumplen en mayor o menor grado, y la competencia por el puesto de trabajo pasa a otro nivel”, como la capacidad de trabajo en equipo, conocimiento técnico y deseo de superación, ser creativo y tener iniciativa.

Otros aspectos que son tomados en cuenta, agregó, son el esfuerzo y acometimiento. “Hacer más de lo que se espera de nosotros, siempre podemos hacer las cosas un poco mejor que antes”, añadió.

Factores como el respeto a las reglas o indicaciones son fundamentales para conservar el empleo como: no poner “excusas, sin culpar, sin evadir responsabilidades, sin argumentar desconocimiento”.
En este sentido, Pedro Borda, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (AMEDIRH), comentó que sólo 3 de cada 10 estudiantes concluyen su formación con las competencias que los reclutadores de personal están demandando en la actualidad, por lo que hizo un llamado a las universidades e institutos a escuchar qué es lo que se está demandando.

Al presentar el Diplomado Ejecutivo en Dirección Estratégica de Recursos Humanos que impartirá próximamente la AMEDIRH junto con la Universidad Panamericana, Borda Hartman, precisó que la mayor demanda de personal en la actualidad es para el área de ventas (45 por ciento), técnicos (32 por ciento), mercadólogos (23 por ciento), ingeniería (15 por ciento) y finanzas y sistemas (13 por ciento), pero éstos son parámetros a nivel internacional, específicamente de algunos países desarrollados; en estados como Coahuila o, más en particular, en la región lagunera, las demandas son diferentes.

En lo que ha sido hasta ahora un acto de poca responsabilidad social, la Comunidad de Instituciones de Educación Superior de La Laguna (Cieslag), nunca ha realizado un estudio profesional de la oferta y la demanda de profesionistas en la región, por lo menos no se tiene ningún conocimiento de ello y, mucho menos, hay una disposición seria por tratar de ajustar la oferta a la demanda real de universitarios por parte de las empresas. Aunado a esto, cada institución ofrece las carreras que desea, la mayoría de ellas sin ningún estudio previo de factibilidad, creando así un mercado de oferta desordenado, cuyas consecuencias sufren los egresados que hoy, por miles, ingresan al desempleo año con año.    

Comentarios

Entradas populares