Yo soy la luz del mundo: quien me siga no andará en tinieblas.

“La Luz del Mundo” afirma ser la iglesia del Dios vivo, la restauración de la primitiva iglesia cristiana y dice tener en sus filas al apóstol de Jesucristo. Cuenta con presencia en 50 países. El pasado diciembre el apóstol murió. Se llamaba Samuel Joaquín Flores, un hombre acusado de violaciones que compró un zoológico exótico en Texas. ¿El sucesor? Uno de sus hijos. ¿Elegido por quién? Por Dios directamente. Al menos así lo creen los fieles de esta iglesia. En Torreón esta luz también brilla. 


Por: Bun Alonso


El predicador de este día no deja de sonarse la nariz. El papel ya es un embrollo en sus manos y una de las mujeres de la fila de adelante le pasa un nuevo pedazo de papel higiénico. Llora mientras habla. O al menos finge hacerlo. 

En el templo principal de La Luz del Mundo en Torreón los hombres y mujeres se sientan por separado: ellos en las bancas de la izquierda, ellas en las de la derecha, porque así es el mandato de Dios, me dice una joven misionera. También entran por puertas separadas. 

El predicador sigue llorando de emoción extasiado por la gracia divina. Afirman que Dios les toca el corazón y el llanto no es de tristeza sino de gozo. Ésta es una iglesia de alegría, me dirán después. Sus lloriqueos elevan otros más, los de las mujeres, que ahora están hincadas. Todas con una chalina cubriéndoles la cabeza, todas con cabello largo, todas con una falda hasta los tobillos. Parece que sólo ellas y el predicador lloran. De este lado, el de los hombres, ninguno lo hace.

Un llorido alimentado por delgadas voces agudas se escucha en el templo ubicado en la colonia Carolinas. El templo fue construido hace 35 años y el diseñador fue el arquitecto Samuel Alatorre Morones, el mismo que diseñó el torreón que se encuentra a la entrada de la ciudad viniendo de Gómez Palacio, según me contó el pastor Joel Herrera. 


Templo en la colonia Carolinas, en Torreón.
En total hay siete iglesias en Torreón. Ésta, la de Carolinas, es la principal y la más grande.

“Esté aquí de píe o allá sentado, si Dios quiere le va a tocar su corazón, no importa donde esté”, “podrá nacer Jesús diez mil veces en Belén de Judea, pero si no nace en su corazón, de nada sirve”, son algunas de las sentencias que los fieles dicen apenas ven a alguien nuevo en el templo.  

Aquí las mujeres no quieren hablar con un reportero hasta que el pastor les dé permiso quien al mismo tiempo tiene que solicitarlo al Ministerio de Comunicación.


***
Otro día el predicador que esta vez toma la palabra cuenta arriba del púlpito que cuando se enteró de la muerte de Samuel Joaquín Flores abrazó a su hijo y sintió que estaba en un vacío, que se aproximaba al abismo. 

Se habían quedado desamparados. Por un momento, la luz se les había apagado. Su líder espiritual desde 1964 falleció el ocho de diciembre del año pasado. No era cualquier hombre, era el Varón de Dios, el Apóstol de Jesucristo en la Tierra, que fue elegido por mandato divino tras la muerte de su padre, Eusebio Joaquín González, el fundador de la congregación en 1926. A su funeral, en la sede internacional en la colonia la Hermosa Provincia de la ciudad de Guadalajara, asistieron más de 600 mil personas de diversas partes de México y el mundo. Ante esta multitud un ministro estadunidense, Lee Minemann, dirigió estas palabras a aquellos que no creyeran en el sucesor: “Ojalá que Dios los rayera de la tierra, porque estos hombres que no han creído en el apóstol de Jesucristo son hombres dignos de muerte”. 


***
Naasón Joaquín García
Naasón Joaquín García, el quinto de los hijos de Samuel, es ahora el nuevo líder. 

La iglesia ubicada en la colonia Moderna de Torreón ya tiene en su fachada una inscripción con su nombre que dice “Mi tiempo ha llegado”. Esta iglesia comparada con la de la colonia Carolinas es mucho más pequeña y modesta. 

El diácono me invitó a pasar a su mesa para hablar junto con dos obreros evangelistas —los primeros eslabones en la jerarquía ministerial— sobre este cambio de administración. 

—En cuanto a la elección de los siervos de Dios, de los apóstoles, no interviene criterio humano, esto es de Dios que lo pone en tu corazón —el que habla es uno de los obreros, y más adelante continúa—. Para mí no es casualidad que lo haya hecho en todo el pueblo reunido, que fueron más de 60 mil personas —se refiere al funeral de Samuel Joaquín, aunque el diácono lo corrige diciendo que no eran 60 mil sino 800 mil fieles— y que sea una casualidad que a todos Dios nos puso el mismo sentir hacia la misma persona. ¿Se te hace casual que tantas personas salgan de acuerdo en una sola decisión?

La oración de este día va a comenzar, son casi las seis de la tarde. Así que tenemos que cortar la charla y bajar a la iglesia. 

En un pasillo un hombre de unos 60 años, de baja estatura, que habla como si siempre estuviera haciendo corajes, dice que fue futbolista profesional, que jugó en los dos equipos que antes había en la Comarca —el Laguna y los Diablos Blancos —, en el Toluca, en el Querétaro y que además fue seleccionado nacional en los años setenta. Y que un día, sin más, decidió dejar el futbol y entonces se convirtió en agente de medicinas y en gerente de un banco. Se llama Jesús López y sí, jugó con la Selección Nacional en el preolímpico que logró la clasificación a la Olimpiada de Munich 1972. 

Aguerrido al hablar, manotea con firmeza cuando comenta que aquí son como soldados, que tienen la disciplina de un ejército. Critica a otras religiones porque en sus templos los hombres y mujeres se sientan juntos, porque a ellas las dejan usar pantalón. Este hombre parece tener un arsenal de analogías que prueban por qué esta religión, según él y uno de los obreros, es perfecta. Compara, por ejemplo, el peligro de viajar por la libre en una carretera —donde un animal como una vaca puede salir a mitad del camino, el auto se puede volcar o perderse por la falta de señales— con la seguridad que es hacerlo por una autopista donde hay señales que te dicen cómo llegar. Esto último, por supuesto, sería La Luz del Mundo. 

Me insiste en que pase a la oración. Me dice que Dios me dará la sabiduría para escribir esta crónica y 500 más. Claro que lo hago. Quiero entender por qué estas personas están convencidas de que Naasón fue elegido directamente por Dios para ser su representante en este mundo. Intento saber por qué para estos fieles no representa ninguna sospecha el que los tres apóstoles que ha elegido Dios han sido justo de una misma familia.

El predicador dice que Dios ya había elegido a sus apóstoles antes de crear el mundo. Todo está predeterminado. El elegido divino debía ser Naasón Joaquín García. Para demostrarlo, nos cuenta una historia. Sucedió hace más o menos diez años. Naasón se encontraba de compras por el centro de Guadalajara cuando unos hombres armados intentaron asaltarlo. Uno de ellos quiso dispararle, pero la bala no salió del arma. Se negó a perforar el cuerpo del que ya era elegido antes de nacer. ¿Qué más pruebas necesitábamos para creer en él?

El diácono con el que antes había hablado, tiene algo importante que anunciar: falleció su suegro en Santa María del Oro, Durango, según recuerdo que mencionó. Llorando, nos cuenta una anécdota. Días antes de morir, en el hospital, su suegro narró a su hija un sueño. Se encontraba formado en una fila de personas frente a una gran puerta blanca. Emocionado corrió hacia ella. Al otro lado, bajo el peso de una luz blanquísima, vio a algunos de sus familiares y al hermano Samuel Joaquín, sí, ahí estaba él, en el paraíso. Cuando el diácono llega a este punto del relato, los asistentes se desviven en gritos de amén, así sea, bendito sea Dios, gloria al Señor, etcétera. En realidad lo han estado haciendo desde que comenzó la ceremonia. Apenas quince, veinte palabras pronunciadas por el predicador, y los grititos de los fieles; otras tantas palabras y de nuevo las voces diciendo amén, así sea, bendito sea Dios, gloria al Señor.

Después el diácono continúa: Samuel le dijo que aún no era el momento. Y el suegro despertó. Antes de irme confirmo que Jesús López, el exseleccionado nacional de futbol, ni siquiera entró a la oración.  


***
Bautizo
La adoración de estas personas hacia su apóstol es férrea. No hay manera de encontrar una explicación razonable: así lo ha mandado Dios. No hay más. El mandato divino lo es todo. Por eso mejor acudo con un disidente de esta iglesia, un ex Luz del Mundo. No vive en la Laguna y la charla con él es mediante correo electrónico. Se llama Daniel Múñez y fue miembro activo en la ciudad de Guadalajara y después en el DF. Junto con otras personas disidentes mantiene una página web —www.exlldm.com— donde se publican textos críticos acerca de esta iglesia.  

—Fue la comprensión espiritual la que nos hizo abandonar la fe en la que nacimos —comenta—  cuando entendimos que esos actos eran el resultado de la práctica de un evangelio no cristiano. Sobre todo el eje doctrinal de la iglesia, el culto al líder. Lo que en un momento fue honra al apóstol Samuel, se transformó en crasos actos de adoración.

Y finaliza:

—Lo que se predicaba y practicaba en La Luz del Mundo, ya no era cristianismo. 

—¿Cuál cree que sea el principal mecanismo ideológico utilizado por esta iglesia? —pregunto.

—El culto al líder. En LDM hay una doctrina llamada “Elección”. Esa misma es el eje de la vida, liturgia, fe y esperanza de los fieles. Aunque no hay nada escrito, ni definido exactamente. Se entiende generalmente como la selección que hace Dios de una persona de sexo masculino o varios (aunque en LDM sea una familia) para comunicarle su voluntad y a su vez, él la exponga a la humanidad.

Uno de los mejores ejemplos de culto al líder lo encuentro en uno de sus cantos:
“Te amo y grito que no hay nada hermoso, / sólo tú, sólo tú / ¡oh!, Samuel, gran apóstol de Dios, / eres tú. […] Mucho antes de que tú nacieras Dios te conoció, / por apóstol te dio a las naciones, / eres muy especial. / Comprender esa gracia divina / es la obra perfecta de Dios”. 

—Esta doctrina hace a LDM la iglesia única y verdadera —continúa Daniel Múñez—. Porque ella existe por voluntad divina. Esta doctrina enseña que a esos hombres hay que recibirlos como a Cristo, honrarlos como a Cristo, y en suma, adorarlos como a Cristo. Existe mucha evidencia escrita y también himnología que da fe de esto que comentamos. 
Le pregunto además sobre un grupo de fieles con entrenamiento militar que hacían la función de guardaespaldas de Samuel Joaquín.

—Efectivamente. Samuel tuvo un grupo de fieles entrenados militarmente para cuidar de su persona, formado inicialmente por un militar simpatizando de la iglesia de nombre José Hernández Toledo. Ha sufrido varias modificaciones, pero siguen teniendo la misma esencia y no solamente él sino también sus hijos y nietos son cuidados por guardaespaldas entrenados y capacitados para ello. Uno de los aspectos que seguramente Naasón también heredó de la administración pasada. 

Múñez también afirma que debido a su retiro ha sufrido represalias. 

—Se me hizo aclarar, primero, que con seguridad mi alma no alcanzaría la salvación eterna. Que era posible que perdiera a mi esposa y mis hijos, miembros fieles de la Iglesia y que se me tendría que exhibir en público para que los hermanos supieran que no deberían tener comunión conmigo, ya que me estaba convirtiendo en un apóstata. El simple hecho de expresar que Samuel no era apóstol, lo hacía a él mentiroso y por ende los que llaman mentiroso a Samuel son enemigos de la iglesia. Yo sería tratado como enemigo. El pastor solicitó a mis padres y a mis hijos que me retiraran la palabra. Sin embargo, gracias a Dios pude mantener mi matrimonio y a mi familia hasta el día de hoy. No fue fácil pero se ha logrado, aun contra la fuerte influencia de los pastores. De la misma forma, la casa habitación en la que vivía fue grafiteada  y nuestro auto maltratado. Tuvimos que cambiar de vivienda porque vivíamos en una zona habitada mayormente por luzmundanos en ese tiempo samuelistas. Muchos exsamuelistas actualmente evitan expresar su rechazo a las doctrinas de LDM por no sufrir este tipo de represalias.

Cuando Naasón Joaquín García anunció que Dios le había hablado y elegido como su nuevo apóstol, ese día en que más de 600 mil personas sintieron en su corazón que efectivamente él era el elegido, desde días antes “ya lo sabía El Universal, El Informador, Mural—se lee en un texto que aparece en la web de Daniel Múñez—, Milenio Diario, Aristegui Noticias, Reneé de la Torre (la antropóloga especialista en el estudio de religión), y decenas de estudiosos de la religión en México. ¡Vaya! hasta los católicos lo sabían, sin contar claro, a los colaboradores de este blog”. RC



Comentarios

Entradas populares