El dinero público y la transparencia

Por: La redacción / Agencias

En los últimos cinco años, el Presupuesto de Egresos de la Federación creció 47%, lo que equivale a 1.5 billones de pesos más para un total de 4.69 billones proyectados para 2015. La inflación para el mismo periodo sólo creció 13.7%, de acuerdo a la información aportada por el Instituto Mexicano para la Competitividad.

En México gastamos lo que no tenemos, los estados y municipios generan sólo el 9.6% de los ingresos totales pero ejercen  el 45.6% de los recursos disponibles.

Del total de ingresos generados vía impuestos, solamente 2.5% es recaudado por las entidades federativas. En cambio, en países como Estados Unidos o España este nivel de gobierno recauda el 20.7% y 23.1%, respectivamente. 

Al nivel de los municipios, el principal ingreso es el llamado Impuesto Predial, mientras que el principal ingreso de las entidades federativas es el cobro de la tenencia de automóviles; un impuesto que está siendo eliminado desde el sexenio pasado.

El gobierno del estado de Coahuila tiene ingresos anuales por 38,166.44 millones de pesos, de los cuales 32,676.87 corresponden a participaciones y aportaciones de carácter federal. Vía impuestos el gobierno estatal solo genera 3,054.9 millones de pesos. El resto de sus ingresos provienen de contribuciones de mejoras, aprovechamientos, productos y derechos.

El poder ejecutivo del estado tiene un presupuesto anual de 37,062.04 millones de pesos, en tanto que el poder legislativo sólo ejerce 248.9 millones de pesos y el poder judicial 507.21 millones de pesos.


EL PROBLEMA DE LA TRANSPARENCIA

A pesar que en 2014 fue la primera vez que en promedio las entidades avanzaron en la obtención de recursos propios, persisten malas prácticas y opacidad en materia de transparencia. Sólo 12 entidades obtuvieron  calificaciones por arriba del promedio (65%).

Las entidades con mayor calidad de información presupuestal son Jalisco, Puebla, Colima, Sonora y Tlaxcala. Las entidades con peor calidad de información presupuestal son Chiapas, Quintana Roo, Baja California, Guanajuato y Michoacán.

Independientemente de la debilidad de las finanzas estatales, el gasto total previsto en los presupuestos de egresos de las 32 entidades federativas, para el ejercicio fiscal 2014, sumaron 1.5 billones de pesos, como se indicó anteriormente, de ahí la importancia de los presupuestos estatales, los que deben considerarse como uno de los documentos de política pública más importantes de los gobiernos, porque sin dinero no hay gobierno. De ahí la relevancia de los presupuestos y las leyes de ingresos como sustento de la planeación del gasto público.

¿Cómo pretenden los gobiernos estatales utilizar estos recursos? ¿Qué proporción de estos recursos se destinan a servicios personales, inversión, deuda pública u otros conceptos? ¿Qué tan transparentes son las condiciones de contratación de la deuda pública de las entidades federativas? ¿Quiénes cumplen o incumplen en materia de contabilidad gubernamental?

Éstas son algunas de las preguntas que se plantearon desde 2008 en el Instituto Mexicano para la Competitividad, para la creación de lo que se ha denominado como el Índice de Información Presupuestal Estatal (IIPE).

Los objetivos del IIPE son:
1.-Eliminar condiciones de opacidad.
2.-Verificar el cumplimiento de la contabilidad gubernamental.
3.-Fomentar buenas prácticas contables en temas como deuda pública, salarios, pensiones, compras públicas, entre otros.

La transparencia presupuestal -saber cuánto y en qué se va a gastar el dinero público- es fundamental para crear confianza entre los ciudadanos y el gobierno. Con una buena planeación, los estados pueden adoptar una forma estructurada y clara de mostrar al ciudadano el uso de los recursos públicos. Es indispensable contar con información y argumentos sólidos que permitan contrastar lo que se tenía planeado a lo que efectivamente se logró.

Salir de la opacidad es una condición indispensable para mejorar el manejo y la distribución del dinero público. Por ello, los criterios de evaluación del IIPE están enfocados en orientar la toma de decisiones por parte de las autoridades competentes, permitir la rendición de cuentas que involucra el uso de los recursos públicos y, por tanto, dotar de las herramientas necesarias para que la sociedad civil conozca y vigile el uso del dinero público.

En los resultados generales del IIPE para 2014, Coahuila se ubicó en el sexto lugar con un 80%, mientras que Durango está relegado hasta el lugar número 25 de las 32 entidades federativas, con apenas un 56% de cumplimiento, por debajo del promedio nacional que es de un 65%.

La información presupuestal con la que menos se cumple se refiere a los recursos  otorgados para: servicios personales, situación de la deuda pública y sus condiciones de contratación, subsidios, fideicomisos, gastos en comunicación social, programas y/o apoyos al campo.

Las malas prácticas de información presupuestal detectadas con Coahuila, fue la falta de claridad en el límite de endeudamiento. En Durango el IIPE considera que el presupuesto estatal es ilegible, lo cual es algo muy delicado y muestra un serio atraso en el manejo de las finanzas públicas, lo que trae consigo opacidad e imposibilidad para un adecuado rendimiento de cuentas a la sociedad.

Para mejorar el manejo del dinero público, el Instituto Mexicano para la Competitividad, IMCO, propone las siguientes medidas:
1.-Que el Consejo Nacional de Armonización Contable exija el compromiso de la armonización contable para todos los estados sin prórrogas.
2.-Que los estados institucionalicen y adopten las mejores prácticas en la elaboración del presupuesto de egresos y leyes de ingresos.
3.-Que los estados atiendan el desglose de la información presupuestal y reglas claras para la asignación y administración de recursos, con base en lo que ordenan los criterios de contabilidad gubernamental.
4.-Que los congresos estatales den certeza sobre la vigencia y legalidad de las leyes de ingresos y presupuestos de egresos disponibles y sus reformas.
5.-Que la deuda estatal se contrate mediante un sistema de subasta pública, donde los bancos compitan por ofrecer las mejores condiciones de tasa, con las comisiones más bajas y transparentes. RC

Comentarios

Entradas populares